Nacional

COVID-19 deja un hueco de $5,800 millones en Panamá

La cara económica del virus empieza a salir luego de casi tres semanas de haberse detectado el primer caso positivo. El país vive en cuarentena total. 

El gobierno aprobó una serie de estímulos y facilidades, sin embargo, sin movilización no funcionan.Archivo | La Estrella de Panamá

La crisis sanitaria y económica del Covid-19 en Panamá ha dejado un hueco financiero, por ahora, de $5,800 millones. Primera cifra que estima el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para mitigar el impacto económico que se siente en los hogares y la emergencia sanitaria. Dinero que pretende colectar con la colocación de bonos en el mercado internacional, líneas de crédito de organismos internacionales y ahorros propios.  

En un comunicado del MEF se expresa la prioridad de dar respuesta a la población en medio de la crisis, y para ello se  incluye una reestructuración del presupuesto de $2 mil millones para atender las necesidades sanitarias. 

 Esta pandemia se ha llevado consigo todas las políticas fiscales del mundo, que prácticamente se han arrodillado ante las devastadoras consecuencias que ocasionan las medidas de confinamiento y paralización de industrias, comercios y servicios para evitar la propagación del virus.  En Panamá las autoridades sanitarias declararon al país en cuarentena total, indefinida, desde este miércoles que exceptuó a 32 rubros.

 Las calles están vacías, los negocios con la verja abajo, los parques desiertos,  y los casos positivos en ascenso. Hasta el jueves 26 se contaban 674 casos acumulados, siendo los dos últimos días los que más han inflado las cifras con más de 200 positivos. Panamá emitió con éxito este jueves en los mercados internacionales bonos soberanos por $2,500 millones con vencimiento en 2056 y una tasa de interés de 4.5%. "Con esta colocación de bonos nos convertimos en el primer país de Latinoamérica que va al mercado, con éxito, desde la crisis del Covid.19 y que evidencia la confianza que existe en el Gobierno", se leen en la nota las palabras del ministro de la cartera Héctor Alexander.

Desde que se detectó el primer caso positivo en Panamá, el pasado 9 de marzo, parecía muy difuso el monto que requeriría el gobierno para vencer al virus. 

Como parte de las acciones, aunque aún no se ha especificado si se decide echar mano a los ahorros del país que se encuentran en el Fondo de Ahorro de Panamá (FAP) producto de la privatización de las empresas estatales en 1998, la Asamblea Nacional aprobó recientemente en tercer debate la autorización de utilizar recursos de este fondo que totaliza B/ 1,300 millones , de ser necesario en la lucha contra el COVID-19. 

"El MEF actúa en nombre de la República de Panamá como fideicomitante del fondo, razón por la que quedó plasmado que el Estado utilizará este dinero como último recurso, entendiendo que aún se analiza la profundidad de la crisis", planteó el viceministro de Finanzas, Jorge Almengor.  

El MEF realiza múltiples negociaciones con organismos multilaterales como el Banco Mundial, Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), Banco Interamericano de Desarrollo y el Fondo Monetario Internacional que han puesto a disposición de los países en desarrollo líneas de crédito para destinar a amortiguar la crisis sanitaria.