Temas Especiales

11 de May de 2021

Café Estrella

Cine de pascua SUPER PRODUCCIONES

PANAMÁ. Todos los años, mientras disfrutamos de la Semana Mayor, las más bellas referencias de cine religioso las alquilamos o vemos en ...

PANAMÁ. Todos los años, mientras disfrutamos de la Semana Mayor, las más bellas referencias de cine religioso las alquilamos o vemos en televisión por cable. Estamos alejados de la práctica que existía hace más de veinte años cuando las salas presentaban títulos como Ben-Hur, los diez mandamientos y Marcelino Pan y vino.

Ahora, las opciones de cine en casa nos permite alcanzar un centenar de películas que entran en el catálogo de cine religioso. De ese catálogo, vale la pena rescatar filmes como: Jesús de Nazaret, posiblemente la cinta más vista por nuestras generaciones adictas a la televisión. En ella, el realizador italiano Franco Zeffirelli (Romeo y Julieta) logró filmar la más completa y hermosa recreación de los Evangelios, protagonizada por Robert Powell en 1977.

La Misión, de Roland Joffé. Robert De Niro y Jeremy Irons se trasladan a las misiones jesuíticas del Paraguay en los siglos XVI-XVIII.

El resultado es maravilloso y se apoyan en la extraordinaria partitura de Ennio Morricone. El evangelio según San Mateo, de Pier Paolo Pasolini. Es una de las más realistas narraciones de la ‘vida de Jesús’, llevadas al cine. Dirigida por Pier Paolo Pasolini en 1974. Rey de Reyes, de Nicholas Ray, director de Rebelde sin causa. Se trata de un acercamiento de Jesús a los hombres y mujeres de la generación de los sesenta, con sus problemas y sentimientos.

Fue una majestuosa producción de 1961 que lamentablemente no sobrevivió la prueba del tiempo.

Ben-Hur, de William Wyler y protagonizada por Charlton Heston en el papel de su vida. Romanos dominadores en Israel de los tiempos de Cristo y una noble familia judeo- cristiana perseguida. En 1959 hizo estragos y es sin lugar a dudas un verdadero clásico del cine.

Los 10 mandamientos, de Cecil B. DeMille, que en 1923 y 1956 tomó episodios de las sagradas escrituras, desde la liberación del pueblo judío por Moisés hasta el paso por el Mar Rojo y el becerro de oro.

Grandiosos los gigantescos decorados y extraordinario su elenco que incluía a Heston y al genial Yul Brynner. Marcelino Pan y Vino, de Ladislao Vajda, sobre la historia de un niño recogido por unos frailes. Se basa en un cuento de J.Mª Sánchez Silva, es la obra fundamental del cine español. Realizada en 1954, era el estreno más frecuente en las salas populares de Calidonia, Santa Ana y San Felipe.

Adiós muchachos, de Louis Malle, el cual narra experiencias autobiográficas durante los días de la II Guerra Mundial en el colegio de Carmelitas en Fontainebleau. El protagonista entabla amistad con un judío perseguido por los nazis.

Preciosa obra de Malle. Hermano Sol, hermana Luna, de Franco Zeffirelli. Es la historia de San Francisco, quien se despoja de sus riquezas y funda en pobreza la obra franciscana. Bella e inolvidable película de 1972. Jesucristo Superestrella, de Norman Jewison.

Tim Rice brilló en Broadway llevando a escena esta arriesgada apuesta y Jewison hizo lo suyo en 1974, hizo de las suyas para masificar el legado de Rice con l a voz y figura de Ted Neely como Jesús. Extraordinaria ópera rock. Godspell, de David Green, quien adapta al cine la obra teatral homónima.

Algunos capítulos del evangelio de San Mateo no llegan a la magnitud de la obra Jesucristo Superestrella, de Tim Rice, pero es una experiencia agradable.

Jesús de Montreal, de Denys Arcand, quien en 1989 se dio a conocer en todo el mundo cuando dirigió un filme sobre un joven creador que acepta de un sacerdote organizar un espectáculo de La Pasión en los jardines de la parroquia, y lo protagoniza. La comunidad parroquial arma la buena y el actor muere en la cruz. Se trata de una parábola moderna y alucinante.

La Pasión de Cristo, de Mel Gibson. Un clásico por derecho propio cuyas recaudaciones en la taquilla mundial demostraron que valió la pena tanto sacrificio por parte de Gibson al recrear las doce horas decisivas en la vida de Jesús.

La última tentación de Cristo, de Martin Scorsese, reconocido por sus sangrientas crónicas urbanas y gangsteriles, decide llevar al cine la novela de Nikos Kazantzakis. El resultado: un filme prohibido en casi toda Latinoamérica, pero aún así, recibió una nominación al Oscar como mejor director de ese año y la música del filme la compuso la estrella pop Peter Gabriel. Willem Dafoe interpreta a un Cristo débil, inmerso en la duda.