28 de Feb de 2020

Café Estrella

‘Nunca anhelé ser el mejor’

La crianza y el ejemplo de sus padres, la guia de sus maestros, el carácter de sus amigos, sus compañeros de barrio y de escuela, e inc...

La crianza y el ejemplo de sus padres, la guia de sus maestros, el carácter de sus amigos, sus compañeros de barrio y de escuela, e incluso sus amores que —como él dice— han sido muchos, y lo más importante, la educación, son algunos de los elementos que el cantante, actor, abogado y también político panameño Rubén Blades, menciona como claves para el logro de sus metas.

Hoy, cinco décadas después de haber lanzado su primer disco como cantante y compositor, en 1969, Blades considera que lo más importante es tratar de hacer las cosas. Para él, su definición del fracaso es ‘no tratar’.

‘Nunca anhelé ser el mejor, solo quería la oportunidad de serlo, por eso siempre mantuve y mantengo los pies sobre la tierra, con la vista siempre en el horizonte’, aclara.

Pero lo que él mismo encuentra interesante es cómo ha podido combinar y sostener en el tiempo tres dimensiones fundamentales tan separadas como la música, el cine y la política, sin perder coherencia.

Él mismo responde que eso solo se consigue teniendo un nivel de integridad personal que permita que lo que sentimos, pensamos y hacemos sea cónsono con nuestra vida en lo personal y lo profesional.

ANTE UNA NOMINACIÓN

A lo largo de su carrera Blades ha sido nominado en múltiples ocasiones y en muchas de ellas ha logrado alcanzar la victoria y recibir premios por su trabajo. Sin embargo, Rubén dice no vivir por ni para ellos, más bien los considera como ‘una muestra del apoyo y respeto que brindan nuestros colegas al trabajo que hacemos, y eso es invaluable. Siempre estaré agradecido por eso, y a los compañeros músicos que hicieron esos honores posibles. Eso no lo hice yo solo’, expresó.

Por otra parte, reconocimientos como el Premio a la Herencia Hispana, que le fue otorgado el 17 de septiembre en Washington, y el Raúl Juliá, de la Organización Hispana de Actores Latinos (HOLA), que le será entregado hoy (17 de octubre) en Nueva York, según Blades, ayudan a reconocer la contribución latinoamericana a la actividad cultural de Estados Unidos, recordando que en ese país ha existido discriminación hacia las minorías durante mucho tiempo, y esto hace necesario mantener una lucha continua para sostener los evidentes avances que en ese aspecto se han producido. ‘Que un panameño sea escogido como ejemplo de aporte a la cultura nacional de Estados Unidos es un honor que se agradece’, señaló.

NUEVOS TIEMPOS

‘Nada es igual hoy en día en ningún lugar del mundo’, opina Blades. Luego del atentado del 11 de septiembre y la crisis económica internacional, las plazas de trabajo son pocas y los espacios libres para inmigrantes son menos.

Las legislaciones migratorias estadounidenses son cada vez más estrictas y excluyentes, teniendo claro que los latinos no son los únicos que emigran hacia el norte, sino que asiáticos, europeos y africanos también cruzan océanos en busca de oportunidades.

Blades asegura que el hecho de que se le den reconocimientos a personalidades como él, que han demostrado talento en otras cualidades, debe ser enfocado desde dos perspectivas: primero, que Estados Unidos está reaccionando a sus presentes condiciones económicas y políticas; y segundo, que no cree que haya contradicción en el reconocimiento de los aportes de quienes están legalmente facultados para residir en Estados Unidos. ‘No creo que una cosa desvirtúe la otra’.

CINE Y TELEVISIÓN

Aunque en la actualidad se percibe una mayor apertura en el cine y la televisión para las figuras latinas, sobre todo en los últimos 20 años, los estereotipos y la exclusión aún persisten. En el caso de Rubén Blades, quien se puso a sí mismo como ejemplo, explicó que él ha recibido tres nominaciones al premio Emmy y eso no le ha facilitado las cosas.

De igual manera, cuando ganó el premio al mejor actor de televisión en la industria del cine en cable, el ‘Ace Award’, por el filme Dead Man Out, tampoco le garantizó conseguir un empleo al día siguiente.

‘Considero que todavía no se nos conceden las oportunidades en cine y televisión que nuestra mayoritaria presencia y nuestros aportes merecen’, comenta.

Desde su perspectiva de actor, Blades reconoció la existencia de oportunidades para los latinos en el cine y la televisión, ‘pero convertidos en un quinto o sexto lugar de importancia en el elenco, siendo en gran parte estereotipados: el drogadicto, el traficante, la prostituta, el ilegal. (...) ¿Dónde están los otros roles?’ interpretados por norteamericanos.

DIGNOS DE ADMIRAR

Así como hay panameños que admiran a Rubén Blades, le guarda respeto y admiración a una lista extensa de personas, por lo que solo nos mencionó a algunas, entre las que incluyó al puertorriqueño José Ferrer, el único en ganar el Óscar al mejor actor, por Cyrano de Bergerac; a Rita Moreno, una de las poquísimas figuras en ganar un Tony, un Emmy, un Óscar y un Grammy; Mario Moreno ‘Cantinflas’; Raúl Juliá, quien interpretó roles en Broadway y off Broadway que antes resultaban inaccesibles para un latino, y quien luchó incansablemente por erradicar la injusticia contra el ser humano a nivel internacional; a Norma Leandro; y a su madre, Anoland Díaz, que trabajó en las novelas radiales de la Red Panamericana, entre otros.

SU EDUCACIÓN

Para el actor la educación ‘es el argumento sin el cual continuamos siendo monos, no importa cuánto dinero, distinciones o poder se tenga. Nadie está condenado a ser ignorante’. Por esta misma razón, Blades —quien actualmente es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas y culminó sus estudios en Harvard Law Graduate School— considera que la educación es una escala interminable y que la edad no limita el aprendizaje, por lo que irá por su tercer título, el doctorado, ‘Dios mediante’, pues ‘no es cuestión de subir peldaños, es cuestión de no retroceder’, expresó.

Pero algo que Rubén siempre ha recalcado son las enseñanzas que recibió en el seno de su hogar, con su madre, padre y abuela.

‘De todos ellos aprendí el honor que confiere el trabajo, la ética profesional que no reconoce un horario sino el resultado de una labor realizada con éxito, el respeto a los demás. De ellos aprendí a no construir mi felicidad sobre la infelicidad ajena. Eso también es educación’.

MÁS DEL ARTISTA

Aunque no se siente un poeta, además de cantante, actor, abogado y político, Rubén Blades también es escritor. Hace algunos meses anunció que había escrito un libro de poesías con sus respectivas observaciones, motivado por conocer si contaba con la diciplina necesaria para escribir todos los días durante un año alguna experiencia.

‘No es un libro de poesías normal, con rimas. Es algo abstracto en prosa con aspiraciones poéticas’, adelantó al respecto.

Sin embargo, debido a la cantidad de proyectos en los que trabaja, no está seguro de querer publicarlo aún. Con la ayuda de amigos escrit ores, deberá editarlo y valorarlo antes de dar el siguiente paso. ‘Pero la primera impresión de ese libro de poemas posiblemente la haga en el idioma francés, solo para joder’, aclaró Blades.

MODELO

Teniendo muy claro quiénes son las personas en las que él se inspira para seguir adelante, Blades aseguró que no conoce de mortales perfectos como verdaderos modelos a seguir y, por lo tanto, no se considera como uno.

Quizás los ejemplos de la familia resulten imposibles de sustituir, en cuanto a la formación del carácter personal y de capacidad para desarrollar una exitosa y productiva relación humana. ‘No creo que la tarea del músico, del actor o del político pueda reemplazar esos ejemplos’, aseguró

AHORA Y DESPUÉS

El talento de este panameño es imparable, siempre con miras a crecer y a proyectarse en diferentes latitudes. Pues aunque parezca mentira, se encuentra trabajando en 15 discos a la vez, siete de los cuales ya están listos. Cada uno de ellos compartidos con otros grandes exponentes de la música, como lo son Cheo Feliciano, Carlos Franzetti e incluso con el grupo Boca Libre y la orquesta de Roberto Delgado en Panamá, con quien tiene tres que —dicho sea de paso—, también participó en la nueva versión de Cantares del Subdesarrollo.

Con Roberto Delgado también tiene contemplado trabajar un disco de canciones inéditas y durante los tres últimos meses de este año, hacer un álbum de sones de ‘Medoro Madera’ con su sexteto. Además, trabaja en cinco discos del material que grabó con Fania y Elektra, que está haciendo en Costa Rica con Walter Flores, al igual que un disco con Paco de Lucía y Editus, entre otros, que escribió para otros cantantes y orquestas.