Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Café Estrella

Enfocadas, educadas y con corona

PANAMÁ. Estamos a dos días de que finalice la gran fiesta del carnaval y quizás ya varios han visto, ya sea personalmente o por televisi...

PANAMÁ. Estamos a dos días de que finalice la gran fiesta del carnaval y quizás ya varios han visto, ya sea personalmente o por televisión, a las soberanas del carnaval tableño: Astrid Carolina Tejada Bryden, Calle Arriba y Olga Elizabeth Trejos Barahona, Calle Abajo.

Ego tuvo la oportunidad de conversar con estas chicas que nos contaron quienes son en realidad y que hacen cuando no están arriba de un carro alegórico.

PREPARADAS

Olga y Astrid son dos jóvenes preocupadas por sus estudios, es por ello que ambas coincidieron en que la parte más difícil para ellas, durante todo este periodo, fue tener que dejar la universidad durante estos meses, hasta que terminen las fiestas del rey ‘Momo’.

Olga, quien apenas tiene 18 años, estudia Ingeniería Civil en la Universidad Tecnológica de Panamá y nos contó que antes de que la proclamaran reina pensaba enfocarse por completo a su carrera que recién había empezado.

‘Las actividades del carnaval han sido muchas y aunque no me he dedicado de lleno, nunca suspendí mis estudios’.

Otra de las cosas que Olga siente que es un poco difícil, es el tratar de cumplir con todos los compromisos que adquiere una reina de carnaval, apenas es proclamada.

Asimismo, Astrid nos confesó que ella es una persona muy dedicada a sus estudios. Actualmente cursa el tercer año de odontología y cuando la eligieron como reina nunca pensó en dejar sus estudios.

‘Pero cuando tu vas avanzando y van aumentando la cantidad de eventos, ya te ves en un momento en el que te ves estresada y tu tienes que dejar momentáneamente tus estudios y eso duele, porque te atrasas un poco. Pero creo que hay cosas que pueden esperar un poco, este es mi sueño y eso no lo podía dejar esperar’, explicó Astrid.

AMANTES DE LO SENCILLO

La soberana de Calle Arriba se definió como una persona súper amigable, extrovertida, estudiosa y centrada, amante del folclor, tanto así que participa en el conjunto Proyecciones Ritmos y Tradiciones.

‘Por eso siempre digo que en mi carnaval voy a retomar lo que son las culturas y tradiciones de nuestro país’.

Astrid, de 21 años, también le gusta todo lo que es la farándula panameña, pero lastimosamente, como ella misma lo explica, ‘no voy a poder incursionar al mundo de la farándula, por que mi pasión es la odontología’.

La representante de Punta Fogón se describe como una chica sencilla, muy sincera y espontánea. Y nos dejó saber que cuando no está involucrada a lo que es el carnaval, se dedica al modelaje, pues esa es una de sus pasiones.

‘ Me gusta el modelaje, ir al cine y navegar por internet, pero modelar es lo que más me gusta, después de ser reina del carnaval tableño. Actualmente, soy modelo de Physical’, comentó Olgita, como le dicen de cariño.

Ella se alegra al ver como se resalta el folclor y tradiciones de Panamá, la alegría y entusiasmo del pueblo tableño durante las fiestas locales y sobre todo la belleza y elegancia de las reinas de su tuna.

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Desde su niñez, Olga se preparó para éste, el mayor y más importante reto que ha tenido. Además cree que más allá de ser un reto es un sueño hecho realidad gracias al apoyo de toda su familia, amigos y tuna.

‘Ha sido una experiencia maravillosa e inolvidable, que quizás por siempre quedará marcada en mi mente y mi corazón. Soy la número 53 de la Casa Real de Punta Fogón’.

Al igual que Olga, Astrid también admitió que ser reina era su sueño desde pequeña. ‘Nunca pensé este día llegaría, mi familia tiene un balcón en el parque de Las Tablas y yo me ponía allí a imaginarme cuando sería yo la que estuviera con la corona. Dios me dio la oportunidad de ser la reina número 59 de Calle Arriba de Las Tablas’, manifestó Astrid.

SER REINA...

‘Creo que lo que debe tener una reina es humildad ante todo’, fue lo que mencionó la soberana de Calle Arriba, ‘una reina puede ser muy bonita, puede ser muy alta, puede tener el mejor cuerpo, pero si no tiene humildad y no está centrada en lo que es, no va a llegar lejos’.

En sí, la vida de una reina cambia desde el momento que acepta una responsabilidad tan grande como lo es un reinado.

‘Yo me preparo físicamente haciendo ejercicios para aguantar y adquirir resistencia que es lo principal’, nos explicó la reina de la Calle Bolívar.