Panamá,25º

20 de Nov de 2019

Café Estrella

Un hombre empapado de todo, por el arte

PANAMÁ. ‘Me cuesta mucho trabajo hablar, no tengo nada de orador’ contó Carlos Quintana con una sonrisa.

PANAMÁ. ‘Me cuesta mucho trabajo hablar, no tengo nada de orador’ contó Carlos Quintana con una sonrisa.

‘Lo que tengo que decir lo expreso a través de mis pinturas, porque soy muy malo hablando de arte’, aseguró el pintor.

Carlos Quintana llegó a nuestro país para presentar La Rosa del centro una crónica de su vida artística y vivencias espirituales de todos sus viajes.

Cuba recibió en el 2011 unos 2.5 millones de turistas, que pudieron disfrutar entre playa, ron y tabaco de la cultura cubana, que es rica y bien aprovechada por nacionales y extranjeros. Y Carlos Quintana es uno de los referentes de ese arte, que importa y exporta saberes, más allá de las discrepancias políticas.

Es un cubano puro, expresado a través de su acento y pensamientos al hablar del tornado de pintura, cine, teatro y literatura del país que lo parió en 1966.

Las pinturas de Quintana forman parte de colecciones públicas y privadas en Cuba, México, Estados Unidos, Italia, Francia, Mónaco, Canadá, Venezuela, Japón, Costa Rica, y Panamá.

‘El arte en Cuba es saludable, la educación artística es algo a lo que le dan mucha importancia, con muy buenos profesores y el resultado son los músicos de primera línea y de todas las disciplinas que nos representan en muchas partes del mundo’, dijo Carlos Quintana.

Y agregó ‘tenemos problemas económicos que se reflejan en la falta de materiales en las escuelas de pintura, eso es debido al embargo que pesa sobre Cuba, pero también a los pocos recursos del país. Con elementos a favor y en contra se hace e incentiva la creatividad’.

LOS QUE VIENEN SUBIENDO

‘Mira, hace poco hice una exposición en el Museo Nacional de Bellas Artes y lo que más se acercaban eran muchachitos interesados, chamacos que están haciendo cosas buenas y que buscan indagar en el arte’, mencionó después de saludar a uno de sus hermanos en la fe Yoruba, con el que coincidimos en la entrevista.

Para él, el pueblo cubano es muy culto, ‘no es porque yo sea cubano’, dijo muy serio.

Y es que a diferencia de otros países donde el autor de cada creación debe ser famoso, para llenar la aperturas, ‘en Cuba cualquier exposición de arte, fotografía, cine y más allá de la fama del artista, es excusa para atiborrar teatros y debatir sobre las piezas. Hay un nivel cultural que apoya a la creación artística’, comentó Carlos, mientras daba una pitada a su cigarrillo.

SENCILLO Y CLARO

Además explicó que de bienales no es experto, lo han invitado a pocas. Este año la bienal en Cuba trata sobre llevar el arte a la calle y muchos artistas estarán exponiendo en el malecón y hasta en el mar, la intención este año es sacar el arte de galerías y museos.

‘Mira no tengo nada preparado para el conversatorio, pero le voy a pedir a los presentes que miren mi obra y me cuenten qué ven, qué les produce. No considero que lo que yo tenga que decir con palabras sea importante’, aseguró el pintor.

Y mientras miraba hacia la avenida Balboa, a través de sus lentes oscuros detalló ‘En esta muestra hay piezas que pinté en España y Estados Unidos; en fin en varios lugares del mundo. Es como una crónica de mi vida, es una etapa de búsqueda espiritual de mis adentros’.

Terminando su cigarrillo expresó ‘La espiritualidad influye en mi trabajo, es mi equilibrio. Veo a la sociedad con muchos problemas y vivimos tiempos de crisis en todo sentido. ¡Estamos jodidos!’.

Remató ‘Hay una doble moral, pero apunto más a los valores de las economías, que llevan a los países a grandes crisis, afectando a la mayoría. Hablo del manejo de la inmensa producción bienes en general, para beneficios de unos pocos por falta de una conciencia social firme. Creo que así surgen las guerras y todos estos conflictos que causan sufrimiento a tantas personas’.

Para la publicación de esta nota, Carlos Quintana estará en el Habana film festival en Nueva York, donde es colaborador.

Luego cruzará unas pocas millas hasta La Habana, para participar de la 11° Bienal de La Habana 2012, que será visitada por 3 mil estadounidenses, entre artistas, estudiantes y turistas; durante un mes del 11 de mayo al 11 de junio de este año

Las críticas y aciertos de su persona, de la sociedad y del mundo en general, las salpica de óleo y les da un nuevo matiz, porque cómo él dice ‘después de todo este mundo está jodido, pero sigue siendo bonito’.