Temas Especiales

30 de May de 2020

Café Estrella

‘Yo solo pinto puertas y ventanas que me hablan’

PANAMÁ. . Sentada en una cama— del cuarto donde pasa horas dando varias pinceladas a sus puertas y ventanas o escribiendo poesías— con u...

PANAMÁ.

Sentada en una cama— del cuarto donde pasa horas dando varias pinceladas a sus puertas y ventanas o escribiendo poesías— con un vestido color turquesa adornado por flores y un chal que caía sobre sus hombros, la escritora nicaragüense, Maritza Sevilla, se adentra en su interior y comienza a contar como fue que empezó hace seis años en la pintura.

‘Para mi la pintura y la escritura son como el papá y la mamá, ambos se complementan en mi vida y son tan importantes como el día y la noche’, expresó Sevilla mientras tomaba un té rodeada de muchas pinturas y cuadros.

PINTURAS ANTIGUAS

La autora de Un Colibrí en Siberia, comenta que para pintar en puertas y ventanas primero tuvo que recorrer varias provincias del país como Los Santos, Santiago, Herrera y Coclé buscando aquellas que fueran antiguas y de buena madera.

‘Fui viendo y escogiendo. Para mí la puerta o ventana tienen que hablarme para poder pintarlas, no es escoger cualquier cosa y pintar por pintar’, dijo muy sonriente la escritora radicada en Panamá hace varios años.

—¿Cómo las pinto?— ‘Primero las curo para evitar riesgos de deterioro y luego pinto sobre ellas, sin utilizar lienzo’, explicó Sevilla, quien además agregó que se levanta muy temprano ( 3:00 o 4:00 de la mañana) a pintar y luego a escribir.

Mientras conversaba, mostraba algunas de sus pinturas más recientes. Las plasmada en ventanas antiguas.

En diciembre de 2010 la pintora y escritora inauguró una exposición de pinturas en el Casco Antiguo titulada Dallet (puertas), que en ese entonces solo hacía trazados en este material, del cual utiliza técnicas antiquísimas a base de cera de abeja.

Considera que ‘donde hay cultura se olvidan muchas cosas que estorban en la vida. La cultura nos abre espacios hacia una amplitud de mayor de conciencia que muchas veces nos hace falta’.

EXPOSICIÓN

Maritza Sevilla, señala sentirse muy contenta porque sus obras de arte se exponen en Novosibirsk, capital de Siberia en Rusia desde el 2012, en una trienal donde participaron 250 pintores internacionales incluyendo a cinco latinos.

‘Fue una gran oportunidad compartir con estos exponentes de la pintura que con sus técnicas pudieron expresar su sentir. Este proyecto es un puente entre nuestras culturas’, resaltó.

‘Esperemos que este 2013 participen más pintores latinos. Para así intercambiar culturas y que además nos unamos en espíritu. La pintura es lo que hace respirar el alma’, detalló Sevilla.

Lo interesante de esta trienal es que al stand latino se le dio el nombre de ‘Un Colibrí en Siberia’ en honor a su libro que salio al mercado en el 2006 y que además está editado en Ruso, Inglés y Francés.

Cruzada de piernas y con una mirada fija la escritora habló sobre el libro. ‘La historia de Colíbrí en Siberia se desarrolla en época de Navidad para hacer conciencia de a dónde podemos llegar cuando queremos’.

‘Cómo un pájaro tan diminuto como este logra atravesar continentes, todo un mundo y llega a dónde él soñó’, enfatizó la pintora autodidacta del arte ruso tradicional.

PROYECTOS

Actualmente está en marcha el proyecto ‘Ballet, Un Colibrí en Siberia’, título del mismo libro, que se está desarrollando en Rusia bajo la dirección de Valentina Ganibálova, reconocida baletista de San Petersburgo, y coordinado por Natalia Pichúguina, representante del proyecto en Rusia.

La puesta en escena está programada para estrenarse este 2013 en el teatro Musical Nacional de Omsk una ciudad al sureste de Siberia en Rusia. Los rumbos de Sevilla no le han llevado únicamente a Rusia y es que posteriormente el ballet hará giras por América Latina, esos países que toca Colibrí cuando sale de Taboga.

Actualmente también está trabajando en otro proyecto titulado ’Fundación Colibrí azul Panamá’ para introducir a los niños en las artes plásticas y a la escritura. Allí se realizarán talleres dictados por Sevilla. ‘Es una obra que aun no está funcionando’, dijo.

Mientras tanto, la pintora se encuentra escribiendo su aotobiografía y otro libro que aun no tienen título.

Una de sus mejores dichas y gratitudes es sentirse muy satisfecha por cada uno de sus logros alcanzados.