Temas Especiales

17 de May de 2022

Café Estrella

¿A qué se debe tu mal sueño?

PANAMÁ. Vas caminando tranquilamente por una calle cuando de repente todo se oscurece sin razón, empiezan a escucharse ruidos raros y si...

PANAMÁ. Vas caminando tranquilamente por una calle cuando de repente todo se oscurece sin razón, empiezan a escucharse ruidos raros y sientes como si alguien se acercara lentamente, miras hacia atrás y ¡zas! descubres que una persona con una gran máscara está tras de ti con ganas de matarte, corres con todas tus fuerzas y de pronto caes al suelo y te levantas asustado y sudado.. estás en tu cama, ¡uff! Solo era una pesadilla.. ¿o era un terror nocturno? El psicólogo Ernest Hartmann en su libro La Pesadilla - Psicología y Biología de los Sueños Aterradores, define y hace la diferencia entre una pesadilla y el terror nocturno. La diferencia consiste en tener presente que una pesadilla es un sueño y, como otros sueños dura de cinco a treinta minutos; uno despierta, tal vez rápidamente, y puede recordar un sueño largo, detallado y aterrador. El despertar en sí no es notorio.

Un terror nocturno no es un sueño, sino un despertar inusual; se lo ha denominado ‘trastorno del momento del despertar’ (Broughton 1968). Algo interno o externo (puede ser incluso un experimentador) despierta al durmiente y el momento del despertar es inusitado, se caracteriza por rápidos cambios en el sistema nervioso. Puede incluir actividad motriz y sonambulismo. Este momento del despertar es el terror nocturno.

¿CÓMO TRATARLA?

Michael Schredl, un investigador alemán que se dedica a estudiar las pesadillas y sus causas, ha descubierto algunos trucos para evitarlas.

‘Nuestros órganos siguen funcio nando cuando nos dormimos’, dice Schredl del Instituto de Salud Mental de la ciudad alemana de Mannheim, donde dirige las investigaciones sobre sueños. ‘Nuestro cerebro también permanece activo, no deja de pensar mientras dormimos. En una sola noche podemos tener muchísimos sueños, pero la mayoría no los recordamos al despertar al otro día’.

Las experiencias vividas durante el día, los miedos, las preocupaciones y hasta las películas o series de televisión que vemos antes de irnos a dormir pueden influir en nuestros sueños, tanto en niños como en adultos, pero ¿de qué manera las podemos evitar eso? Schredl, en el estudio que realizó, dio varias recomendaciones, entre ellas: vete a dormir a una hora fija y no veas televisión justo antes de ir a la cama. Las escenas de miedo de las películas podría acompañarte en los sueños. Lee un libro o escucha música que te guste antes de dormir; si le temes a la oscuridad, deja la puerta entreabierta o mantén encendida la luz fuera de tu habitación. Si te despiertas sobresaltado de una pesadilla puede ser que te resulte difícil volver a dormirte. Tómate tu tiempo.

Pero si usted o sus hijos sufren de pesadillas y sienten que necesitan más ayuda pueden apoyarse de algunas publicaciones literarias como lo son: Una pesadilla en mi armario, del escritor estadounidense Mercer Mayer o Chau, Sr. Miedo, de la argentina María Inés Falconi, (donde dos hermanos que se ayudan mutuamente a enfrentar con éxito los temores de la noche).

Si sus problemas de pesadilla y terrores nocturnos son muy frecuentes y a mayor escala lo más recomendable es que visiten a un especialista, pues si se trata de un niño, esto puede influir de manera negativa en su crecimiento y si es un adulto, puede crearle conflictos en su vida personal y laboral.