Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Café Estrella

‘El español, un elemento unificador’

PANAMÁ. Antonio Skármeta, una de las máximas figuras de la literatura chilena estuvo en Panamá participando del VI Congreso Internaciona...

PANAMÁ. Antonio Skármeta, una de las máximas figuras de la literatura chilena estuvo en Panamá participando del VI Congreso Internacional de la Lengua, realizado en ATLAPA; y desde allí compartió su punto de vista de cómo está situado este país en el tema cultural, y cómo el idioma sigue siendo un elemento unificador. Pero también se refirió a lo que está realizando su incansable pluma, que no se limita a escribir novelas o poemas: incursiona en nuevos géneros.

Algo cansado por las horas que habían transcurrido del día y sangrando un poco por la nariz, Skármeta hizo gala de su amabilidad y buen humor. No dejó que el malestar que seguro tenía se hiciera notar, sus ademanes y franca sonrisa omitían cualquier gesto de incomodidad mientras nos conversaba sentado en un sofá de cuero negro, en el lobby de un prestigioso hotel de Panamá.

Entrando en la conversación, este literato con más de 17 premios y distinciones; y con más de 18 obras, halagó el buen camino que lleva Panamá en el mundo de la cultura. Para él, éste es un país con una traducción cultural inmensa, con una música riquísima, y una literatura y poesía muy innovadora. Cuenta con asombro y gestos de admiración que algunos autores panameños están interesando mucho en el continente americano. Su voz se exalta al recordar a una de las máximas figuras del deporte panameño. Este amante del séptimo arte (que ha dirigido al menos dos películas) y del teatro, sumó a la cultura de este país a ídolos deportivos como Roberto ‘Mano de Piedra’ Durán, y a los nombres de las escuelas de jinetes y caballos de carreta que están en Estados Unidos o circulan por Latinoamérica.

La conversación se vuelve algo jovial. Su sentido del humor contagia incluso a quienes pasan por el frío lobby, pues estando en un país tropical se ha vuelto costumbre poner los aires acondicionados casi al máximo. La pasión con la que habla al referirse al lenguaje español parece brotar por sus poros.

Skármeta, quien quien ha dado muestras de saber muy bien cómo es el desarrollo del país en el que se encuentra hoy, ha mencionado como un punto importante la imagen de este istmo dividido por un canal interoceánico, con una economía pujante y creciente, que lo ha hecho tener una etapa de grandes modernizaciones. No obstante, este escritor, que estudió Filosofía en la Universidad de Chile, señala que existen algunos obstáculos, por lo que apela para que el bienestar y el progreso alcanzado se reparta equitativamente con el fin de que la gente se beneficie de los logros.

ELEMENTO UNIFICADOR

A pesar de estar en una región tan diversa, donde convergen diferentes varias culturas, el español sigue siendo un elemento unificador por ser un idioma muy fuerte. Esa es ‘una razón muy simple, muy simple’, dice Skármeta, que ha escrito en diferentes idiomas, pues su amor por la escritura, la filosofía, lo poético... no se limitan solo al español, y es por eso que algunos lo definen como un escritor del mundo.

Para él, ‘es delicioso que convivan otros idiomas. El español, por el momento es dominante y permite una comunicación rápida y eficaz. Tiene un sistema de distribución internacional muy potente. Yo diría que es una suerte enorme tener un idioma como el español. Es la tarea de cada generación enriquecerlo con los aportes locales autóctonos e influencias nativas para ampliarlo, como ha estado pasando’. El escritor reconocido a nivel internacional por su novela Ardiente paciencia —llevada al cine en el filme IL Postino en 1994— está convencido de que ‘eso asegura la vitalidad de este idioma’.

PALABRAS DEFORMADAS

Skármeta no demuestra gran preocupación por las palabras deformadas, asegura que los que ahora lo hace se cansarán y querrán cosas sofisticadas.

Con el internet millones de personas cambiaron las cartas por los mensajes instantáneos, y con este cambio llegó la despreocupación por la forma correcta de escribir. La moda de las palabras con la letra ‘k’ es un ejemplo de las que han acaparado a la juventud. ‘Esta moda a la larga va a fastidiar, porque nos estamos refiriendo al intercambio de mensajes por la red, donde las personas por lo general siempre se dicen las mismas cosas...están entretenidos en eso. Pero va a llegar un momento en que van a buscar productos más sofisticados: la canción en géneros como el rock con buena letra, o el bolero romántico o sentimental...la gran poesía metafísica de un Neruda’. Para el literato chileno, llegará el momento en que la gente no se va a satisfacer con migas, sino que querrá algo más sustancial.

GLOBALIZACIÓN

Para muchos la globalización podría suponer un problema para los idiomas, sin embargo, desde la óptica del escritor chileno, cada idioma tiene su genio, su temperamento y su espíritu. ‘El español lo tiene muy marcadamente por ser muy fuerte y gozar de una gran tradición y tremenda expansión; de manera que dentro del proceso de globalización es uno de los idiomas más fuertes y presentes’. Sin embargo, una lengua no tiene por qué competir con otro, considera Skármeta al explicar que el español es altamente espiritual, que tiene obras significativas de la literatura que hablan de valores nobles como los que encarna Don Quijote de la Mancha. ‘Sociedades más pragmáticas tienen otros valores. Los idiomas anglosajones como el inglés tienen una gran afinidad con la tecnología, y es asombroso cómo podemos usar perfectamente las palabras de ese idioma seguir siendo espirituales.

Skármeta, quien escribe diferentes géneros está dedicando su pluma a las canciones, algunas que serán para unos cantantes brasileños. ‘Estoy comenzando, estoy entretenido con esto’, aseguró al estar optimista en que esto temas se graben pronto.

Terminó la conversación. Skármeta extiende su mano y agradece por la entrevista, no sin antes recordar que tenemos uno de los idiomas más ricos, capaz de envolver a cualquier persona por la riqueza que ofrece.