06 de Dic de 2022

Cine

2014: el año de ellas

Hollywood está redescubriendo que las películas protagonizadas por mujeres no sólo son viables, sino también las más exitosas

Con la llegada de fin de año y los cierres de las nominaciones de la Academia, la industria del cine comienza a redondear el año, y una de las conclusiones más importantes de los medios especializados y también de los analistas de cifras de los estudios estadounidenses es que hay que hacer más películas protagonizadas por mujeres.

Ya lo había advertido Cate Blanchett cuando subió a tomar el bien merecido Oscar que se llevó a principios de este año por su protagónico en Blue Jasmine : ‘Para todos los de la industria que aún creen que las películas protagonizadas por mujeres son de nicho… No es cierto: el público las quiere ver y, de hecho, ganan dinero. El mundo es redondo, gente’.

Blanchett dio en el blanco con su discurso. Estamos frente a una demanda del público de protagonistas femeninas. O, al menos, ante un público al que parece no preocuparle cuál es el género del protagonista a la hora de comprar una entrada de cine.

Eso genera que la industria se anime a hacer más películas con protagonistas femeninas. En gran parte porque el costo de hacer cine mainstream es tan grande que actualmente las productoras prefieren no tomar decisiones que no apunten a un éxito seguro.

Estos nuevos protagónicos, además, se alejan cada vez más del estereotipo de chica linda y delicada de las ficciones románticas súper cursis al estilo de El diario de Bridget Jones . Uno de los casos más emblemáticos, en este sentido, probablemente sea el de Melissa McCarthy, una de las comediantes del momento.

No es casual que McCarthy haya comenzado a hacerse ver con su papel en Damas en guerra (2011), película dirigida por Paul Feig, el hombre que incorporó a las mujeres al humor escatológico y políticamente incorrecto de la nueva comedia americana.

Cuando en su siguiente película, Chicas armadas y peligrosas (2013), uno de los personajes le hace ver a la detective que interpreta Sandra Bullock que no está completamente depilada, ella le responde: ‘Somos mujeres que nacimos con las piernas peludas’. Aunque también podría haber respondido: ‘El mundo es redondo, gente’.