Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Cultura

Arte entre dos polos

PANAMÁ. Dom Cartooch es un hombre de expresión adusta, de pocas palabras. Aunque Christine, su pareja desde hace varios años, comparte...

PANAMÁ. Dom Cartooch es un hombre de expresión adusta, de pocas palabras. Aunque Christine, su pareja desde hace varios años, comparte su parquedad al hablar, una sonrisa constante y tímida le confiere cierta afabilidad a su rostro, en el que sobresalen sus ojos claros. Este dúo de artistas europeos se conocieron en la selva amazónica, en Guyana Francesa, hace 20 años atrás. “Fue algo bien romántico. Comenzamos a trabajar en nuestro primer proyecto juntos, un libro que iba a contener ilustraciones y poemas, y ya después nunca paramos”, rememora la pintora.

Dos décadas después de este primer encuentro, el libro al que hace alusión la artista saldrá a la venta el próximo mes de agosto, primero en Francia, tierra natal de Christine, y luego en Panamá, país al que la pareja de creadores arribó hace cinco años. Sus autores lo definen un conjunto de imágenes complementadas con ideas y palabras.

El martes 28 los pintores estarán presentando la exposición “The Cartooch Show”, en la galería Arlene Lachman. La muestra aglutina algunos de sus trabajos realizados aplicando pintura de polibuteno (que es la misma que se emplea para embellecer los diablos rojos) sobre madera.

El resultado son obras relucientes, de colores sumamente vibrantes y cuya textura semeja a la superficie de una tabla de surf.

Los Cartooch empezaron a perfeccionar esta técnica hace unos cuatro años atrás a solicitud de sus clientes, quienes anhelaban adquirir obras que se salieran de los cánones tradicionales del arte.

De acuerdo con Christine, su clientela se acercaba a su casa taller, ubicada en el Casco Viejo, después de “haber recorrido los malls , cuando ya no sabían que más comprar”.

A su taller también llegaron los productores de la película “Quantum of Solace” para solicitarles que trabajaran en el decorado de alguno de los escenarios de esta última entrega de la saga fílmica de 007. “Hicimos un espejo con color, a modo de mosaicos”, explica la pintora francesa.

VIVIENDO DEL ARTE

Esta novedosa propuesta artística, creada a partir de materiales que los pintores encuentran en las tiendas que suplen a los talleres de la localidad, ha tenido una buena aceptación, ganándose un lugar entre varias colecciones privadas de la localidad. Actualmente, la obra de los Cartooch se pueden encontrar adornando las paredes del restaurante Peperoncini Di Mar.

A su llegada a Panamá, hace aproximadamente cinco años, fueron contratados por un arquitecto del gobierno para diseñar y confeccionar una fuente para el vestíbulo de la sede central del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN).

También han confeccionado tarjetas para algunas de las representaciones diplomáticas presentes en el Istmo y para la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Entre los planes futuros de esta incansable pareja creativa, se encuentra la construcción de un monumento en la ciudad capital. “Ya tenemos la propuesta. Se la vamos a presentar al próximo gobierno”, expresan Christine y Dom con visible entusiasmo.

No sería la primera vez que diseñan una obra de carácter público. En el 2005 fueron invitados por el alcalde de San José, Costa Rica, para crear un mural. Esta experiencia la repitieron en el 2006, en la capital de Honduras, Tegucigalpa, donde pintaron otra obra muralística para “El Mercado de los pobres”. A diferencia de la gran mayoría de los artistas de la localidad, tanto Christina como Dom pueden vivir de su trabajo, en el cual se inspiran constantemente el uno al otro. Sabiamente, explotan sus diferencias como artistas para nutrir su caudal creativo.