Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Cultura

El dinero en la relación

E n época de crisis, EGO te ayuda a analizar el papel que desempeña el dinero en tu relación. ¿Se trata de un placer compartido? ¿De inc...

E n época de crisis, EGO te ayuda a analizar el papel que desempeña el dinero en tu relación. ¿Se trata de un placer compartido? ¿De incomprensiones? ¿De dominación? ¿El deseo sexual se afecta? Veamos lo que sucede con estas tres parejas: Nadia y Rafael: El dinero es el tema de discusión. No sólo por saber quién paga qué, sino porque tampoco están de acuerdo en la manera de gastar. Él no le ve sentido al comprar esos yogures bio y ella tampoco le encuentra sentido que él se gaste una fortuna en esos aparatos tecnológicos.

En resumen, no tienen las mismas prioridades, y eso siempre supone una discusión interminable. Eso significa que son dos historias distintas, dos itinerarios y dos formas opuestas de ver la vida. No han recibido la misma educación y puede que no procedan del mismo modo. Supone un problema cuando.. Cada uno cree que su forma de ver las cosas es la mejor, e intenta imponérsela al otro. Los compromisos se pueden vivir como obligaciones que limitan la posibilidad de ser completamente uno mismo. El riesgo: sacar conclusiones prematuras y creer que no funcionará y dejarlo. Recomendaciones: Deben darse un tiempo para adaptarse mutuamente y construir su propio modelo a seguir. ¡Y eso no se consigue en 3 ó 4 años!

Paola y José: En esta relación han establecido un rol dominado-dominante, independientemente de independiente de respectivos sueldos. El dinero es una manera de ejercer el poder. Y supone un problema cuando.. Uno de los dos se siente dependiente, incluso hasta culpable o en deuda con el otro. A veces es mucho más difícil recibir que dar, porque se sienten poco valorados, inferiores al otro. Recomendaciones: Se debe asumir ese desequilibrio, que pocas veces suele ser definitivo, y olvidarse el tema de la igualdad. Lo importante no es dividir o hacer todo al 50%, sino tener en cuenta a la otra persona, sus necesidades y los proyectos en pareja. Por esta razón, las decisiones importantes se toman entre los dos.

Mabel y Roberto: El dinero les sirve para que ambos lo disfruten. Un regalito por aquí, una sorpresita por allá.. cenas, escapadas de fin de semana. Mabel no duda en gastarse una fortuna en ropa interior sexy para darle el gusto a él, y él no para de comprarse esas camisetas que tanto le gustan a ella como lo quedan. Eso significa que: Hay un problema para mantener viva la llama y la complicidad de la pareja. Están atentos en todo momento de que la otra persona disfrute, lo que les aporta felicidad y satisfacción personal. Aunque tampoco se trata de un comportamiento completamente desinteresado, ya que, inconscientemente se espera del otro algo a cambio de lo que se le ha dado. Eso supone un problema cuando.. Hay que tener mucho cuidado con el amor con tarifa. No se miden los sentimientos del otro según la cantidad de regalos que se obsequien. Las sorpresas tampoco deben ser una estrategia calculadora para obtener lo que se quiere. Recomendaciones: Las intenciones no tienen por qué ser malas: un hombre que le regala a su mujer un fin de semana fuera, puede que sea para aportarle chispa a su vida sexual. Lo importante es que las intenciones ocultas sean compartidas. Si hay un tema en el que están completamente de acuerdo es el dinero. La manera de gastarlo, la necesidad de ahorrar, de utilizarlo para disfrutar. Para Mabel y Roberto el dinero es un valor en común, pero también una manera de consolidar la pareja.

Conclusión: Cualquiera sea tu posición económica en tu relación de pareja, es fundamental que ambos tomen conciencia que muchas de las cosas que solían hacer y gastar pueda que termine en algún desgaste emocional que puede afectar tu actividad sexual si no se toman las precauciones debidas en tiempos de estrechez económica. Para ello, hay que separar los problemas del presupuesto familiar del deseo sexual. Si no lo consigues busca ayuda profesional.

www.visionsexual.com