Temas Especiales

28 de Jan de 2021

Cultura

Ejercita el amor, no lo improvises

L a primera batalla: evitar (¡como sea!) que nuestro amor se burocratice. El amor no se improvisa, “se hace”. ¿Cómo? Piensa cada día en ...

L a primera batalla: evitar (¡como sea!) que nuestro amor se burocratice. El amor no se improvisa, “se hace”. ¿Cómo? Piensa cada día en agradar a tu pareja. ¿Por qué cuando llega el momento de la verdad no nos apetece salir, hacer el amor, charlar, arreglarnos, sincerarnos, perdonar, escuchar, innovar? Porque nos dejamos llevar por lo que nos apetece exclusivamente a nosotros y lo que hay que hacer es lo que resulte útil y conveniente para nuestra relación.

Un ejercicio muy sencillo y práctico es el de la caja de las sorpresas. Esta idea consiste en que cada uno tiene que llenar una caja de papeles que contengan deseos, desde planes de cuando se inició la relación, a cosas tan sencillas como dar un paseo por el campo, un plan de cine juntos y a solas, escuchar “esa” canción? No se trata de buscar extravagancias, ni originalidades (aunque también): Hay que ir echando en la caja de las sorpresas todos nuestros deseos escritos en un papel, pero? y aquí está el truco, hay que escoger los deseos de la caja del contrario.

¡Cuántas veces nos quejamos las mujeres de que nuestras parejas nunca saben lo que nos apetece! Ésta es una magnífica oportunidad, no sólo para que sepan lo que queremos, sino también para averiguar qué le s hace ilusión a ellos. Hay más recetas sencillas y fáciles que, como en la cocina, se deben probar y perfeccionar para que resulten sabrosas: Planificar una salida a la semana solos, otra escapada al trimestre y una semanita al año. ¡Para eso existen los campamentos, los parientes y las amigas! Siempre se puede recurrir al intercambio de niños con otra pareja. Así de fácil, porque los hijos, que son maravillosos, reducen el tiempo de ocio e intimidad, un carburante imprescindible para mantener el amor y la ilusión entre la pareja. ¿Cuánto tiempo hace que no pasas un fin de semana a solas con él? ¡Adelante! ©ELPAIS.SL.