Temas Especiales

28 de Ene de 2023

Cultura

Las memorias de Tristán

PANAMÁ. Definitivamente que el rostro de la ciudad de Panamá se ha visto modificado dramáticamente en los últimos años. Cada día se torn...

PANAMÁ. Definitivamente que el rostro de la ciudad de Panamá se ha visto modificado dramáticamente en los últimos años. Cada día se torna más difícil reconocer aquella urbe de años pasados.

En este sentido, la publicación de un libro como “Memorias mínimas”, que recoge las memorias de una escritor de la talla de Guillermo Sánchez Borbón, permite al lector transitar nuevamente por las avenidas de una urbe que vive solamente en nuestros recuerdos.

La obra es el resultado de varios meses de tertulias entre el autor de “El ahogado” y el periodista cultural Alberto Gualde, quien grabó las conversaciones que tuvieron como escenario la residencia del literato panameño. Posteriormente, Gualde editó las charlas en una serie de 81 minitextos, cada uno con una extensión máxima de una cuartilla. “La idea era escribir dichas memorias a cuatro manos, entre él y yo”, asegura Gualde, quien trabajó conjuntamente con el novelista a lo largo de tres versiones de la obra. La tercera versión fue la definitiva y es la que ha sido publicada bajo el sello de la editorial Sarigua, fundada recientemente por Gualde y Adrienne Samos, quien fuera directora del extinto suplemento cultural El talingo.

Según Gualde, el tiempo que duró este proyecto, al que define como unas “memorias atípicas”, se dilató más de lo inicialmente proyectado debido a una serie de problemas de salud confrontados recientemente por Sánchez Borbón.

Afirma que actualmente el escritor se encuentra “bastante bien”, a pesar de que no hace mucho padeció un derrame, un tipo de afección “que deja algunas secuelas que tardan en desaparecer por completo”.

Para Gualde compartir los recuerdos del escritor y ex columnista de La Prensa constituyó una “actividad muy placentera”, ya que gracia a su “memoria de elefante” es posible recorrer “espacios y personajes de una ciudad que ya no existe”.

“Si bien las memorias son exclusivas de Guillermo, la escritura (es decir la estructuración y el estilo) nos pertenecen a ambos”, detalla Gualde acerca de esta obra escrita en un “estilo fragmentario, no lineal”. Los recuerdos del autor bocatoreño están divididos en “pequeños fragmentos titulados según el tema que expresan y en un orden que obedece al gusto” de sus dos autores.

“No hay nada novelado. Todo lo que cuenta el libro proviene de las memorias de Sánchez Borbón”, cuenta Gualde, aclarando que “Memorias mínimas” no consiste enunabiografía novelada al estilo de obras como, por ejemplo, “Vivir para contarla” de Gabriel García Márquez.

Gualde califica como “altísimo” el sitial que Sánchez Borbón ocupa dentro de la literatura panameña. Basa su apreciación en el hecho de la novela “El ahogado” representa “una de las cimas de la narrativa nacional”. Tal fue la repercusión de esta obra a nivel latinoamericano que de acuerdo a Gualde, el escritor argentino Ernesto Sábato, que este año es uno de los candidatos a ganar el Nobel de literatura, insistió que fuese publicada en la ciudad de Buenos Aires, “lo cual no se dio debido a la quiebra de la editorial Fabril”.

“Como periodista, su columna “En pocas palabras” fue un paradigma de lucidez, valentía e ingenio, sin dejar de lado la buena prosa”, añadió Gualde haciendo referencia a la trayectoria periodística de Sánchez Borbón. En cuanto a su obra lírica, Gualde destaca el poema “Aproximación a la muerte de mi madre”, al que define “como una de las más notables muestras de la lírica panameña”.

Además de muchas páginas memorables, Gualde afirma que el principal legado de Sánchez Borbón radica en su “actitud hacia la escritura: libre pero bien trabajada; humorística pero sin olvidar lo que es trascendente”.

Además de “Memorias mínimas”, la editorial Sarigüa ha publicado el libro “Casa museo Endara”.