14 de Ago de 2022

Cultura

Entre la palabra y el cuerpo

El artista Nuno Ramos tiene estudios de filosofía, y también es poeta y ensayista

El artista Nuno Ramos tiene estudios de filosofía, y también es poeta y ensayista. Sus pinturas y esculturas masivas, con sus apuntalamientos poéticos e intelectuales, nos dejan rastros de sus procesos favorecedores.

CURIOSAMENTE TU GENERACIÓN ARTÍSTICA COMIENZA EN LOS OCHENTA DEL SIGLO PASADO CON LA MUERTE DE UN GRAN ARTISTA PLÁSTICO BRASILEÑO, HÉLIO OITICICA. ¿CUÁL ES TU RELACIÓN CON ÉL?

Helio Oiticica se transformó de hecho en la principal referencia de arte contemporáneo brasileño, trazando así un curioso camino de fuera para dentro –fue el medio internacional que lo ha elegido, a partir de los años 90, recualificando su presencia en el arte brasileño como un todo. El trabajo de Helio es muy abierto y, al mismo tiempo, muy metódico. Es una unión de lo aleatorio con una lógica interna extrema que hace de él un artista que resiste, que responde bien a las preguntas de los nuevos tiempos. No obstante, claro que dentro de un mundo institucionalizado, la paradoja de una obra enteramente anti-institucional muestra sus pies de barro, dejando medio flojas algunas de sus propuestas. Por ejemplo, su obra los Ninhos [nidos] en la última Bienal de São Paulo (2010) parecían parques o áreas de descanso para visitantes escolares y no espacios de paso donde se daría el milagro de sacar a los expectadores de su posición pasiva, alienada, transformándolos en artistas. De todos modos, encuentro que el trabajo de Oiticica es una contínua inclusión del mundo, un apetito sin fin –materiales diversos, códigos culturales, samba, pedazos de alfalto, imágenes de un bar en el centro de Río o de un apartamento en Manhattan, y vamos poco a poco formando parte del sistema de Helio. Es esta inclusión radical, de lo que estaba fuera del arte, y que era pionero entre nosotros, es lo que le debemos a él.

¿QUÉ SIGNIFICA TU ENSAYO Ó EN TU TRABAJO CREATIVO? ¿ENTRAR EN LA MATERIA A TRAVÉS DE LA PALABRA?

Mi libro Ó es un ensayo, una especie de pre-texto –hallo en verdad que se aproxima más a la poesía, a pesar que lidia con mucho géneros. Escribo desde antes de haberme convertido en artista plástico y raramente hago alguna cosa como artista plástico sin no tener la tensión de la palabra –un título, voces incluidas en las instalaciones, cosas escritas en las paredes, con los materiales más diversos. Mi trabajo plástico vive de la tensión entre materia y significado, entre la palabra y el cuerpo, y encuentro que mi propia escritura está contaminada por esa ambigüedad, intentando de corporizarse siempre, tanto en el contenido como en la forma.

TÚ DIALOGAS CON BRASIL, CON PROUST, CON EL ARTE DE EUROPA, TANTO EN TU LITERATURA COMO EN TU ARTE. ¿PODRÍAS IMAGINARTE TAMBIÉN UN DIÁLOGO SEMEJANTE CON EL RESTO DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE?

Tengo la certeza de que la literatura latinoamericana y cubana fueron importantes para mí – Arlt, Lezama Lima, Cabrera Infante, Cortázar, Bioy Casares, Borges, Rulfo, Onetti. Cuando era joven el boom de la literatura latinoamericana estaba en auge y prefería estos autores más que a García Márquez o a Vargas Llosa, que me parecían más oficiales. Pero, desgraciadamente, conozco poco con respecto al arte visual de estos países.

EN EL CATÁLOGO FRUTO ESTRANHO, DICES: ‘DE MODO GERAL, ACHO QUE A PRIMERA TAREFA HOJE É RECUPERAR O SINGUALAR, O BAFO DA CIRCUNSTÂNCIA, DO CONCRETO. NAO CONSIGO DEIXAR DE VER EM CUESTÔES NACIONAIS UMA HERRAMENTA ÚTIL PARA ISSO’. ¿NO SERÁ ESTO UN ‘ANTROPOFAGISMO’ EN EL TIEMPO DE LAS POSVANGUARDIAS?

La antropofagia, cuyo autor es Oswald de Andrade, y que aparece en la década del 20 del siglo pasado, es un golpe cultural brillante, donde todos nuestros atrasos se tornaron súbitamente avanzadísimos, sin mediación ni dolor. Guarda el encanto infantil de alguien que tiene los ojos cerrados y que el mundo se transforma cuando los abre. Su dinámica, por lo tanto, lidia jocosamente con los términos avanzado/atrasado, pues necesita de estos polos para realizarse. Encuentro que es difícil jugar hoy día con estos términos, ya que guardan un carácter dramático, violento. El problema del atraso, hoy, no es la lentitud, una pereza pre-moderna, colonial misma, del mundo oswaldiano – es el extermino y la muerte que ronda su habitat. Encuentro entonces que es interesante (aunque no necesario) lidiar con poéticas brasileñas (los trabajos de Cildo Meirelles, por ejemplo, con su inmediatez política) y sinceramente veo hoy poca fuerza en la voracidad intestinal antropofágica.

EN TURQUÍA VI UN TRABAJO TUYO, INUSUAL EN TU ARTE: UNAS FLORES ATRAVESANDO UNA ALFOMBRA PERSA. ¿CUÁL ES TU BÚSQUEDA ACTUAL COMO ARTISTA?

Escribir, escribir, escribir.