Temas Especiales

18 de May de 2021

Cultura

Cómo distribuir las obras Estilo y ambientación

PANAMÁ. El uso de las pinturas como motivo decorativo es algo habitual o común en todos los hogares del mundo, sin ellos los espacios se...

PANAMÁ. El uso de las pinturas como motivo decorativo es algo habitual o común en todos los hogares del mundo, sin ellos los espacios se sentirían vacíos. Son el complemento ideal para conseguir que una casa tenga un ambiente acogedor y armónico. Actualmente existen muchas personas que desconocen la importancia de saber colocar una pintura en la pared. A veces las colocan en el primer espacio que encuentran, sin tener en cuenta si es o no el lugar adecuado para colgarlas.

‘Saber colocar un cuadro va mucho más allá de colocar un clavo en la pared. Al margen de lo que implica dicha tarea de bricolaje, para la cual podemos estar más o menos capacitados, hay que tener en cuenta diversas cuestiones para que la composición artística sea lo más equilibrada posible’, señaló la decoradora y diseñadora, Isabela Cohen de Bustamante.

EL VALOR DECORATIVO

Es indudable el enorme valor decorativo que pueden tener los cuadros. Bien elegidos y distribuidos logran acentuar el carácter de la decoración. Sin embargo, una mala disposición o elección de los mismos, puede causar un efecto visual desagradable, destaca la experta.

Cohen explica que un cuadro no puede entenderse como un objeto aislado, sino que debe armonizar con la decoración general. No perdamos de vista que los detalles de selección, tales como el motivo o su estilo, deben responder no solo a un tema meramente técnico, sino también a los gustos particulares de los propietarios.

Por su parte, Arlene Lachman promotora cultural y galerista destaca que antes de que una persona adquiera una obra de arte deben primeramente consultar con el galerista, pues él le dirá qué estilo será el apropiado.

QUÉ DEBO TOMAR EN CUENTA

Es importante que la persona sepa que vivirá con esa obra de arte. Que la verá todos los días al igual que el resto de la familia. Al momento de comprarla debe estar segura de que le gusta, que le transmite sensaciones positivas con las que puede convivir. Para algunos decoradores la obra debe combinar con el estilo de los muebles, con los colores del sofa, etc, detalló Lachman.

‘Puedes darles muchas alternativas a las personas, pero al final el gusto es de él o ella’. Otro dato a tomar en cuenta es el espacio donde desea colocar la pieza y el presupuesto que tiene para adquirirla, señaló.

REGLAS DE COLOCACIÓN

Es de suma importancia respetar ciertos principios básicos al momento de planear una decoración. Tomemos siempre un momento para planificar la distribución de nuestros elementos.

Como regla general, debemos mantener la posición de los cuadros a nivel de los ojos del observador, así evitaremos forzar el punto de vista. Hay que escoger un criterio de distribución, evitando generar desorden. Pensemos también en un número adecuado de cuadros para no saturar el ambiente. En el caso de grupos de cuadros, es conveniente hacer una presentación previa en el piso antes de fijarlos en la pared.

Se puede utilizar ordenamientos geométricos para agrupar cuadros, preferentemente si estos son pequeños: en líneas horizontales o verticales, en cruz o en cuadrilla. Recuerde siempre mantener un equilibrio visual, lo que realmente se busca es armonizar un ambiente, no recrear una galería de arte, explica Cohen.

Los ambientes reducidos o angostos se benefician de una distribución vertical de los cuadros. Para el tratamiento de ambientes con poca luz, es preferible utilizar cuadros con tonos claros, suaves y de motivos simples. Es importante observar la arquitectura del espacio: paredes, ventanas, puertas, altura del techo, entrada de luz, etc.

‘Siguiendo estas pautas puede destacar lo mejor de sus cuadros y darle a su casa un toque diferente y actual’, puntualizó.