Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Cultura

Orgullo panameño

PALABRA. El 2011 fue un año en el que muchos artistas tuvieron la oportunidad de crecer, pero sin duda hay uno que —sin siquiera habérse...

PALABRA. El 2011 fue un año en el que muchos artistas tuvieron la oportunidad de crecer, pero sin duda hay uno que —sin siquiera habérselo propuesto, como él mismo dijo—, vio la recompensa al trabajo que ha realizado toda su vida.

Les hablamos de Rubén Blades, el reconocido cantante, abogado, actor, político y escritor que se ha convertido en un icono del país, al hacer de su música un emblema de la nación.

Blades es un artista completo que a lo largo de sus cinco décadas de carrera se ha hecho acreedor de muchos premios y reconocimientos por sus aportes a la cultura musical y del cine, dejando en alto el nombre —no solo de los panameños, sino también de todos los hispanos—, y haciendo entender al mundo que los latinos también tienen talento para ser estrellas.

El pasado 17 de septiembre, el Premio a la Herencia Hispana le fue otorgado en Washington y el 17 de octubre se le concedió la orden Raúl Juliá, de la Organización Hispana de Actores Latinos (HOLA), en Nueva York.

Esta última fecha fue propicia para que La Estrella publicara un especial titulado ‘Nunca anhelé ser el mejor’, una frase que mencionó el artista para expresar que aunque su talento lo ha llevado a distinguirse, él solo quería tener la oportunidad de serlo y por ello siempre mantuvo y mantiene los pies sobre la tierra, con la vista siempre en el horizonte.

Pero el talento de este panameño es imparable y siempre con miras a crecer y a proyectarse en diferentes latitudes, bajo la premisa de que los premios y reconocimientos no son su razón de vida, sino una muestra del apoyo y respeto que brindan sus colegas al trabajo que como artistas hacen. ‘Eso es invaluable. Siempre estaré agradecido’, dijo Blades.