Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Cultura

Un nuevo anticonceptivo masculino

Unos equipos de ultrasonido comercialmente disponibles podrían ser empleados en el futuro como un método fiable, económico y reversible ...

Unos equipos de ultrasonido comercialmente disponibles podrían ser empleados en el futuro como un método fiable, económico y reversible de contraconcepción masculina, pues reducen el número de espermatozoides en las ratas, concluyeron varios científicos estadounidenses. El estudio, difundido en la revista de Biología y Endocrinología Reproductiva, fue llevado a cabo con ratas macho por científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte (sureste de EEUU).

Los resultados

Los investigadores están convencidos de que este método, si se estudia en profundidad, podría ser aplicado a los humanos. El equipo, dirigido por el doctor James Tsuruta, encontró que al aplicar ultrasonidos de alta frecuencia (3MHz) alrededor de los testículos, se producía una disminución de las células reproductivas, según los informes.

Los mejores resultados se produjeron tras utilizar dos sesiones de ultrasonido de 15 minutos, con dos días de intervalo. Esta metodología redujo el número de espermatozoides a cero, mientras que los hombres fértiles tienen, en condiciones normales, más de 39 millones por mililitro de semen, según los investigadores.

La Organización Mundial de la Salud define como baja concentración de espermatozoides la de menos de 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen. "A diferencia de los humanos, las ratas siguen siendo fértiles aún con niveles de concentración de espermatozoides extremadamente bajos", explicó el doctor Tsuruta.

"Sin embargo, nuestro tratamiento no invasivo por ultrasonido redujo las reservas de espermatozoides de las ratas a niveles muy inferiores a los que normalmente se observan en los humanos fértiles".

Un científico observa espermatozoides en su laboratorio en Rennes, Francia, desde el 30 de enero de 2000. Equipos de ultrasonido comercialmente disponibles podrían ser empleados en el futuro como un método confiable, económico y reversible de contraconcepción masculina, pues reducen el número de espermatozoides en las ratas, concluyeron científicos estadounidenses.