Temas Especiales

04 de Jun de 2020

Cultura

El sacrificio de ser diva

PANAMÁ. P rimero fue su voz. La voz de Vicky Greco de Altamirano deslizándose en la penumbra de ‘El Pavo Real’, el más antiguo de los ba...

PANAMÁ. P rimero fue su voz. La voz de Vicky Greco de Altamirano deslizándose en la penumbra de ‘El Pavo Real’, el más antiguo de los bares roqueros de Panamá. Después fue su cuerpo voluptuoso, su figura de diva prodigando sensualidad en los escenarios. Al canto melodioso que amenizaba el ‘happy hour’ de los viernes sumaría su físico de vedette tropical, su magnetismo de estrella criolla, una mezcla que desplegaría con eficacia en musicales como Fama, Maestra Vida y South Pacific, etc.

En el teatro debutaría bajo la dirección de Bruce Quinn, quien también le ayudaría a entrar en la Academia Dramática en la ciudad de Nueva York. Su otro maestro en las tablas fue Edwin Cedeño, con quien ha trabajado en Chicago y Victor Victoria, y de quien asegura haber aprendido ‘lecciones muy valiosas’.

En el Estudio de Danzas Terpíscore, las profesoras Nury Garrido, Zuleyka de Steer Lily Jiménez le enseñarían a bailar con gracia y cadencia. De esta forma completaría así la preparación necesaria para convertirse en una cotizada intérprete de musicales, no solo a nivel local, sino también en los Estados Unidos.

En la ciudad de Nueva York ha participado del elenco de obras como For Colored Girls (cuyo montaje tuvo lugar en Times Square), El Búho y la Gatita y El Zorro: The Musical. El 15 de septiembre, en Salt Lake City, volverá a subir al escenario en el montaje In The Heights.

La disciplina ha sido una constante en carrera, que recientemente fue reconocida en los Estados Unidos por la Organización Viva Panamá (VPO), con sede en California. Todos los años, la asociación rinde homenaje a aquellos ‘panameños distinguidos por sus logros profesionales y por su contribución a la comunidad istmeña radicada en Estados Unidos’.

Además de la artista, en la ceremonia, que tuvo lugar en el International Celebrity Centre, en la ciudad de Los Ángeles, también fueron homenajeados los panameños Omar Alberto, un veterano del mundo del modelaje, la documentalista Anayansi Prado, el actor Carlos Carrasco, el juez Raúl Thorbourne y el escritor Demetrio Korsi.

DE BROADWAY A UTAH

El año pasado la actriz abandonó Nueva York y se mudó a Salt Lake City junto a su esposo Jared Altamirano, abandonando sus sueños de una carrera en Broadway, un anhelo que la motivó años atrás a emigrar hacia el norte. ‘Dejar mi tierra y a mi familia para estudiar este oficio fue el mayor sacrificio que he hecho’, comentó.

Añade que desde que se mudó al estado de Utah su carrera parece ‘haber despegado internacionalmente’. ‘Aquí se invierte mucho en las artes escénicas... Creo que entre los santos en Utah es donde mayor libertad he sentido en toda mi vida’, destacó la vocalista.

Considera que competir en el mercado artístico estadounidense no resulta difícil ‘si tienes buena vibra y estás 100% preparado’. ‘Los actores panameños causamos sensación acá y creo que eso se debe al excelente nivel de nuestros maestros que tenemos en Panamá en todas las artes’, manifestó.

Como parte de su preparación artística integral, durante seis días a la semana la intérprete dedica dos horas a ejercitar sus cuerdas vocales, una a practicar ballet y otra a leer.