Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Cultura

Sale el sol de la nueva era Maya

En grandes columnas, el humo del fuego ceremonial subía al cielo en la plaza de la ancestral ciudad maya de Tikal, para dar la bienvenid...

En grandes columnas, el humo del fuego ceremonial subía al cielo en la plaza de la ancestral ciudad maya de Tikal, para dar la bienvenida a la nueva era, el inicio de otro ciclo de 5.200 años, un nuevo Oxlajuj Baktún.

Desde tempranas horas, más de mil personas se congregaron en la plaza del Parque Nacional Tikal (norte de Guatemala), que con la llegada del alba cobró vida con el canto de las aves y los gritos de los monos aulladores; a estos se sumó el sonido de la marimba (instrumento autóctono de madera del árbol de hormigo, parecido al xilófono), el Tun (tambor) y la Chirimía (especie de flauta de madera con sonidos agudos).

Los sacerdotes mayas, ataviados con trajes de gala multicolores encendieron el fuego sagrado en la plaza central de la ancestral ciudad, ubicada en medio de la selva, e iniciaron la ceremonia de bienvenida al sol rodeados del templo III y del Gran Jaguar.

"Nosotros como mayas estamos valorizando la herencia de nuestros abuelos y abuelas, ahora los pueblos mayas se deben levantar, buscar la paz y armonía", expresó un sacerdote maya llamado Abuelo Juan, quien además pidió inclusión, libertad de culto y oportunidades, en un país donde la mitad de la población es descendiente de los mayas y el 80 por ciento vive en pobreza.

La salida del sol este viernes, 21 de diciembre marca el final de un período de 13 Baktunes cerca de 5.200 años del calendario gregoriano, que comprende una era llamada Oxlajuj Baktún y el inicio de otra similar.

En las cercanías, en el templo IV o de la serpiente bicéfala, el más alto ya excavado de toda la región maya, periodistas y funcionarios públicos como el presidente Otto Pérez Molina e invitados como la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, esperaban la salida del sol.

La vista desde este templo la hizo famosa el cineasta estadounidense George Lucas en la primera película de la saga Star Wars, Episode IV: A New Hope (1977); en ella se aprecia el denso bosque del cual sobresalen las cresterías de dos templos mayas ubicados en la plaza central.

El templo IV (con más de 70 metros de altura, incluida la crestería y 300 escalones) es estratégico para ver el nuevo sol ya que fue construido de tal manera que durante los solsticios, el astro rey se ubique a la izquierda de las estructuras.

La ceremonia de la nueva era llegó con la entonación de los 13 sones o canciones que representan a los pueblos mayas.

"Ese número es especial, porque simboliza los movimientos del cuerpo y de los astros; ahora los mayas hablan 24 idiomas en Guatemala, también inglés en Belice pero el mensaje es que estamos aquí", afirmó el Abuelo Juan, luego de pedir a los presentes que enciendan velas para la segunda parte de la ceremonia, que consiste en otra fogata con ofrendas.