Temas Especiales

27 de Nov de 2020

Cultura

El refugio de la literatura

En 1939, Liesel Menimger, una niña de 12 años, es enviada a quedarse con sus padres adoptivos, Hans y Rosa Hubermann. Es la tumultuoso a...

En 1939, Liesel Menimger, una niña de 12 años, es enviada a quedarse con sus padres adoptivos, Hans y Rosa Hubermann. Es la tumultuoso ascenso de los Nazis en Alemania, un país, impelido por la fiebre de poder, se prepara para hacerle la guerra a Europa y a Estados Unidos.

Ella llega con pocas posesiones, entre ellas un libro, titulado El Manual del Sepulturero, el cual encontró en un cementerio cuando su hermano menor fue enterrado ahí. Al principio Liesel está sola, infante desvalida, iletrada y temerosa. Gradualmente con la ayuda de un bondadoso padre acordeonista, ella aprende a leer y se vuelve más cercana a su nueva familia.

Su relación amorosa con los libros -y el poder de la narrativa- la sostienen a través de los días oscuros, mientras la vida en su barrio se torna cada vez más peligrosa. Ella rescata libros de la hoguera y obras de la biblioteca del alcalde de la localidad.

Esta es la historia que cuenta Markus Zuzak en su ‘bestseller’, titulado Ladrona de libros. Un relato que Brian Percival se ha encargado de llegar a la pantalla grande, en un filme protagonizado por Sophie Nélisse, en el papel de Liesel, Emily Watson, que encarna a Rosa Hubermann, Nico Lierch, como Rudy, Ben Schnetzer como Max, y Geoffrey Rush como Hans Hubermann.

PERFIL DE UNA ESTRELLA

Rush nació y fue criado en Queensland, Australia, y ganó el Óscar al mejor actor por su brillante interpretación como el pianista David Helfgott en Shine (1997). Él ha sido nominado al Oscar en tres otras ocasiones -- por mejor actor en un papel de reparto en 1999 por Shakespeare in Love y de nuevo en 2011 por The King’s Speech y en el 2001 por Quills.

Sus otros filmes incluyen The Tailor of Panama, Lantana, Ned Kelly, Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl, Intolerable Cruelty, The Life and Death of Peter Sellers, Munich, Elizabeth: The Golden Age y The Best Offer.

En el set de Ladrona de libros, Geoffrey Rush conversó con Facetas. La película se estrenó este fin de semana en Panamá.

¿LEYÓ PRIMERO EL LIBRO O EL GUIÓN?

Curiosamente, jamás había escuchado del libro a pesar de que es de un autor australiano. Así que me mandaron el guión y luego leí el libro. Posteriormente una de las mejores amigas de mis hijas dijo ‘yo leí eso cuando tenía nueve años de edad y cambió mi vida’. Ella tenía como 14 o 15 años en ese momento. Más tarde me di cuenta que el libro no tenía la intención de ser de un estilo propio para un adultos jóvenes aunque realmente tocó a esa generación.

EL LIBRO NOS DA UNA PERSPECTIVA DISTINTA DE LA ALEMANIA DE ESA ÉPOCA DE LA QUE ESTAMOS ACOSTUMBRADOS.

Totalmente. Es un lienzo social muy amplio el que examina. Siempre regreso al libro pues es grandioso tener a toda esta información acerca de las cosas que están sucediendo en las mentes de los personajes y cosas así. Leí recientemente que el 90% de los alemanes apoyaban a Hitler y que Hans Hubermann era parte de ese 10% que no estaba tan seguros del personaje. Asimismo, gracias a su experiencia en la Primera Guerra Mundial y debido a que es tan solo un hombre trabajador -- un pintor de casas y rotulista -- tiene una inteligencia muy bella que es instintiva y emocional y siente empatía por la suerte de esta niña desde el principio -- conociendo que su hermano menor ha muerto, que está en un pueblo extraño, que su mamá es una comunista, y que se han unido todas esas circunstancias y sabe que su mamá no va a regresar. Hans y Rosa son como la pareja sin hijos de los cuentos de hadas de los hermanos Grimm y este extraordinario ángel de repente entra en sus vidas. Para Liesel no hay libros de reglas y toma la vida como le va sucediendo.

EL PERSONAJE DE MAX LE AYUDA A APRENDER MÁS ACERCA DE LAS PALABRAS MIENTRAS LOS HUBERMANN LO ESCONDEN. ¿POR QUÉ HANS SIENTE TAN FUERTE LA NECESIDAD DE DARLE REFUGIO A MAX?

Es algo que Hans le prometió a la familia de Max, en la novela se explican más los detalles. Hizo una promesa a la familia que si en algún momento los podría ayudar así lo haría. El padre de Max salvó a Hans durante la Primera Guerra Mundial y él se siente agradecido con ellos. Y, desde luego, ellos arriesgan todo al ayudar a Max pero nunca hay duda que lo harán pues Max es esencialmente un buen hombre.

HABIENDO LEÍDO EL LIBRO ¿SIENTE QUE EL GUIÓN CINEMATOGRÁFICO ES UNA FIEL ADAPTACIÓN DEL LIBRO?

Si, lo es. Obviamente, el libro tiene más de 500 páginas y hay muchas más historias paralelas y detalles acerca de lo que está sucediendo en la Alemania de esos tiempos, pero Michael Petroni (el guionista) ha destilado la línea de acontecimientos de manera brillante, hizo un trabajo fantástico.

¿QUÉ TAL TRABAJAR CON BRIAN, EL DIRECTOR?

El es de Liverpool así que, desde luego, es un tipo muy agradable (ríe). Tiene maravillosos modales con los actores y le gusta que las cosas sean en extremo verídicas y muy centradas. El evita el cliché que cada Nazi va a ser malvado, dogmático y que busca dominar tu mente... He trabajado en película digital antes, pero en los últimos tres o cuatro años la industria ha cambiado mucho en términos del ritmo del set, pues no tienes que esperar tres o cuatro días para saber cómo salieron las tomas. Ya sabe, antes preguntábamos, ‘¿ya llegaron las tomas del laboratorio? ¿Cómo luce la escena que hicimos hace tres días?’ Ahora está ahí de forma inmediata. Antes decían ‘impriman eso’, ahora ya no se escucha.