21 de Feb de 2020

Cultura

El arte de saludar

Hay mucho más en este acto cotidiano. No se pierdan los tips de la consultora de Ego

¿Notaron que hay saludos que duelen? El apretón que recibí esta semana en una reunión fue tan fuerte, que tuve que hacer mi mejor esfuerzo para no torcer el rostro. Ojo, ese apretón ‘nehardental’ no fue el peor de la semana, sino otro en el que una mujer me ‘entregó’ solamente el extremo de sus dedos en un débil gesto, que de ‘saludo’ tenía bien poco... si le sumamos un tercer caso de presión aguda de un pulgar ajeno contra mi maltratada mano, ¡la situación pasa a código de alerta social!

Cierto es que en la escuela no tuvimos materia de comunicacion no verbal, algo inexplicable considerando que compone el 90% de nuestro proceso comunicativo, pero dado que nunca es tarde -si la dicha es buena- hoy les presento diez pasos para lograr que cada saludo sea semilla de éxito y no un repelente:

1. Antes de presentarse, asegúrese de tener la mano limpia y seca.

2. Sonría de forma prudente pero sincera.

3. Ofrezca su mano, extendiendo el brazo pero sin bajar la espalda ni alejar el cuerpo.

4. Ofrezca la mano abierta, haciendo un plano perpendicular al piso.

5. Una vez encaja su mano con la de la otra persona, mantener por dos segundos antes de liberar.

6. Mantenga la sonrisa y el contacto visual en todo el proceso anterior y mencione lo encantado que está de conocer a la persona.

7. Sea firme en el apretón, más no en exceso; obstruir la circulación sanguínea del otro es algo agresivo y una falta de educación y de respeto.

8. Por piedad, no dé la mano blanda ni cerrando el pulgar contra su propia palma para dar ‘menos’ fracción de su mano, eso es despectivo.

9. Deje su pulgar relajado: quienes presionan la mano del otro con el pulgar, buscan dominación y no son personas de fiar.

10. Por último, suelte la mano del otro y mantenga dos segundos de contacto visual y sonrisa, para sellar el saludo.

Sugiero practicar con alguien de su confianza, puede parecer sencillo, pero si tres de cada diez personas en Panamá están fallando en el saludo es porque, aunque no lo creamos, saludar adecuadamente implica cultura, educación y voluntad.

¡Éxito!

ASESORA DE IMAGEN