Temas Especiales

24 de Nov de 2020

Cultura

Anna Netrebko enamoró al público en Barcelona

Con las entradas agotadas desde hace meses, tras haber pospuesto el recital previsto para el pasado 21 de mayo

Anna Netrebko enamoró al público en Barcelona
Anna Netrebko enamoró al público en Barcelona

La soprano rusa Anna Netrebko, una de las cantantes líricas más reconocidas internacionalmente, emocionó y enamoró al público en su debut en el Palau de la Música de Barcelona (noreste), donde el miércoles pasado ofreció un recital de arias de Giuseppe Verdi y de compositores veristas.

Con las entradas agotadas desde hace meses, tras haber pospuesto el recital previsto para el pasado 21 de mayo a consecuencia de una enfermedad, Netrebko cumplió finalmente su compromiso con el público catalán con un programa dedicado en su primera parte a Verdi y una segunda que ha incluido piezas de Puccini, Giordano y Cilea.

El amor en sus distintos estados de ánimo vertebró el programa del concierto, vivido desde la esperanza (‘Il trovatore’), el egoísmo (‘Macbeth’), el hedonismo (‘Manon Lescaut’), la pasión y los celos (‘Otello’) o el sacrificio (‘Andrea Chénier’). La soprano escogió un programa con una galería de personajes femeninos en los que, junto a la calidad del canto, es importante subrayar el perfil psicológico de las heroínas, que traslucen fuertes dosis de inocencia, astucia, sensualidad o pasión.

Dotada de una amplia tesitura y color de voz, poderosa y aterciopelada a la vez, la prima donna rusa desplegó sus amplios recursos vocales para dar vida a los distintos personajes que adoptó durante la velada y emocionar a un público más que entregado, que la obsequió con constantes gritos de ‘Bravo’ y ‘Brava’.

El idilio con el público catalán, y también con los muchos aficionados internacionales al bel canto que no quisieron perderse su actuación en el Palau de la Música, se constató con una interminables ovación final y el regalo de tres bises, uno de Yusif Eyvazon (Nessum dorma) y dos arias de Netrebko pertenecientes a las óperas ‘Rusalka’ y ‘Adriana Lecouveur’.