09 de Dic de 2022

Cultura

La bienal fiesta de los congos y diablos

Las actividades de este 14 de marzo se inician a las doce del mediodía con la feria artesanal

La bienal fiesta de los congos y diablos
La bienal fiesta de los congos y diablos

Ya se habla de un ‘diablódromo’ en el Festival de Congos y Diablos de Portobelo, y no es para menos. La fiesta que inició en el año 1999 ha crecido tanto que el pequeño pueblo de Portobelo se ha quedado chico, por lo que sus organizadores han estudiado la idea de levantar una estructura para la exhibición de los congos y diablos durante el desarrollo del evento. Geográficamente, ubican este sitio al final de la comunidad, por donde actualmente está la cancha de fútbol.

En tanto se sigue analizando esa opción, el festival debe seguir. Este año se celebra la versión nueve de la feria bajo el tema ‘Cuentos bautismales’, que consiste en resaltar el juego congo que se da durante el Miércoles de Ceniza entre ángeles y congos para atrapar, desenmascarar y bautizar a los diablos. Este ritual representa el triunfo del bien sobre el mal.

Las actividades de este 14 de marzo se inician a las doce del mediodía con la feria artesanal y gastronómica en la planta baja de la Real Aduana de Portobelo. A las 2 de la tarde será el encuentro de diablos y congos, frente al parque principal del pueblo. Para esta reunión han confirmado siete grupos de congos (de Palenque, José del Mar, Portobelo (adultos), Portobelo (niños), 3 de la ciudad de Colón; así como se han anotado once grupos de diablos (Portobelo, María Chiquita, Santa Rita, Residencial Los Lagos, Ganga Pipe, Talento Cruz, tres de la ciudad de Colón, de Panamá y de Bocas del Toro).

A las siete de la noche, se desarrollará la descarga de tambores, también en el parque y las siete y media se dará el cierre con fuegos artificiales.

En la versión pasada, Portobelo recibió a unas 6 mil personas y es probable que este año lleguen más, por lo que la organización está preocupada por resolver los problemas de estructura. En esta ocasión y frente a representantes de distintos estamentos del gobierno actual, se hizo la solicitud de elevarlo a ley, lo que garantizaría el apoyo económico para estas actividades.

UN DIABLO MAYOR SOLO PARA EL FESTIVAL

Aunque el pueblo estrena un nuevo diablo mayor (Andrés Jiménez), para el festival quien hará estas funciones será Carlos Chavarría (hijo), en reemplazo de su padre, quien por cuestiones de edad ha decidido tomar descanso.

El joven Chavarría no solo baila como diablo, él es artesano. Las llamativas máscaras y los exóticos vestidos que lucen la mayoría de los diablos de Portobelo son hechos por él. Recibió bien le legado, cuenta el sucesor. Pero si se tiene duda, solo hay que verlo danzar, sobre todo un Miércoles de Ceniza cuando el sol empieza a brillar, su legado ancestral lo posee y el cuerpo expresa el dolor, la alegría y el triunfo de su pueblo cientos de años después.