Temas Especiales

06 de May de 2021

Cultura

Nunca es demasiado tarde para escribir

Carolina empezó a escribir de manera más disciplinada en Florida, Estados Unidos, donde inició un blog llamado Fotocuentos.

Nunca es demasiado tarde para escribir
Nunca es demasiado tarde para escribir

Carolina empezó a escribir de manera más disciplinada en Florida, Estados Unidos, donde inició un blog llamado Fotocuentos. Ella (bajo el seudónimo de DOT) ponía los microrrelatos, y amigos fotógrafos las escenas captadas por sus cámaras.

Le daba miedo escribir literatura ‘de verdad', y se contentó con el blog por un tiempo. ‘Cuando tú ves cosas tan bien escritas, uno se dice que no vale la pena intentarlo, si ya todo está hecho y de manera perfecta. Uno se pone a pensar que jamás en la vida logrará lo que ya hicieron Cortázar y García Márquez, y uno no da el paso', dice.

Añade que otra cosa que sentía es que era muy vieja para empezar. ‘Hasta que me encontré a una escritora en una peluquería. Elisa Lerner. Me le acerqué y le dije: ‘¡Ay, yo siempre quise escribir!', y me preguntó ‘¿Qué te lo impide?... Mi'jita, esto no es como el ballet, que uno debe empezar joven, mira a Saramago”.

‘Al final de esa charla me convencí. En Caracas hice talleres, y conocí el ‘mundillo', y en Estados Unidos me solté, perdí el miedo escénico', comenta.

Allá inició una maestría en literatura que no pudo seguir por sus costos, y cuando llegó a Panamá se percató de que aquí no la dictan. No tuvo más remedio que desmarcarse por los diplomados. En ellos abrió todos los grifos.