Temas Especiales

27 de May de 2020

Cultura

Recorrer la memoria de Latinoamérica

María Taracena presenta su proyecto ‘Buen Caminar', que emplea el arte como una herramienta de transformación social

Durante un lapso de seis años la guatemalteca María Alejandra Taracena Ramírez trabajó para el Instituto Internacional de Aprendizaje para la Reconciliación Social (IIARS), una institución que emplea metodologías alternativas para abordar las ciencias sociales y la historia.

Producto de las experiencias que obtuvo en dicha institución, Taracena cuenta al diario La Estrella de Panamá como el tema de la memoria histórica se ‘desdibujaba' en el currículum nacional del sistema educativo guatemalteco.

‘Ya no hay una clase que se llame Historia', dice Taracena. La historia se enseña ahora como parte del curso de Ciencias Sociales, en el cual ‘hay mucha desinformación'. Así pues, el objetivo de la institución en la que laboraba tenía como objetivo fortalecer las deficiencias del sistema educativo nacional de su país.

‘A muchas personas no les gusta la historia porque les parece aburrida'. En parte ese aburrimiento se debe al modelo de enseñanza, en el cual se trata de ‘aprender fechas o personajes sin ninguna vinculación de tu presente con el pasado', explica.

MARÍA ALEJANDRA TACACENA

‘A muchas personas no les gusta la historia porque les parece aburrid',Historiadora guatemalteca

Eventualmente, cuenta Taracena, decidió abandonar su lugar de trabajo para así poner en marcha su propio proyecto al que llamó ‘Buen Caminar'. Dicho proyecto consiste en recorrer América Latina en busca de la memoria histórica. ‘Eso que hacía en Guatemala, lo puedo hacer en todos lados'.

Su propuesta cuenta además con una página en la red social Facebook con el mismo nombre de su proyecto ‘Buen Caminar'.

Se trata de un ‘proyecto personal', pero que también depende de la colaboración que le ofrece la red de colectivos y comunidades de los distintos países de la región, que tratan el tema de la memoria histórica.

Para realizar su trabajo depende ‘de una cascada de solidaridad', explica.

Ya ha recorrido varios países de Centro América (Nicaragua, El Salvador, Costa Rica) y actualmente se encuentra en Panamá.

No obstante, no descarta visitar países de Sur América, de momento tiene en la mira a Colombia.

En cuanto a su visita al istmo Taracena relata que estará en Darién por un periodo de dos semanas trabajando con una organización comunitaria en un proyecto llamado ‘Jardines en Balsas'. Pero regresará a la capital en espera de poder colaborar con organizaciones panameñas.

Ya estuvo en la provincia de Chiriquí, en donde realizó el taller ‘Memoria, cuerpo y arte' en la Universidad Autónoma de Chiriquí, entre otros.

¿QUÉ NOS OFRECE?

Sus talleres surgen a partir de metodologías holísticas y alternativas. Entre ellos destaca: ‘Teatro Foro', Desmecanización del cuerpo, relaciones y creatividad, ‘Telarañándonos', Conciencia corporal y Memoria histórica, todos adaptables a los códigos propios de cada país, pues según cuenta ha debido adaptar su trabajo a cada contexto.

El taller de Memoria Histórica surge a partir de la idea que ‘nuestro cuerpo tiene memoria, en cada célula'.

Para este taller Taraceno usa el cuerpo y el arte para sacar el lenguaje del inconsciente. ‘Yo trabajo con el ‘Teatro imagen' o el ‘Teatro del oprimido', a partir de estas técnicas se descubre lo que este grupo tiene que decir o sacar aquello que está ‘atorado'.

Otros talleres tienen como objetivo fortalecer la cohesión dentro de las organizaciones y colectivos, así como estimular la confianza grupal, encontrar equilibrio y relajación. Este taller tiene el nombre de ‘Telarañándonos'.

Todas son elaboraciones propias de Taraceno, sin embargo, influenciadas a partir de su experiencia en IIARS. Son metodologías ‘que comenzamos a crear en Guatemala y que yo he alimentado con otras disciplinas', explica.

En cuanto a la duración de los talleres, estos pueden tener una extensión mínima de cuatro horas y pueden durar hasta una semana.

Detrás de todo este trabajo se encuentra una filosofía: el arte no es solamente una expresión estética, sino que puede contribuir a la ‘transformación' de la sociedad.