Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Cultura

Bordados chinos para conquistar Asia

Las colecciones masculinas presentadas en Milán y París dejan ver una clara influencia asiática

Chaquetas deportivas bordadas con flores plateadas. Camisas cruzadas, sin botones, al estilo de los kimonos. Diseñadores en Milán y París, en las recientes pasarelas de moda masculina, proponen al hombre liberarse del clásico y rígido saco, y preferir las líneas holgadas de tradicionales vestimentas de Asia. Así es como la industria de la moda aviva aún más el largo romance que tiene con China y el continente asiático.

El arte chino, desde la imitación de bordados mohe en chaquetas bombers hasta los estampados en textiles de seda, se toma las tendencias.

China tiene cautivado al mercado de la moda desde hace mucho, su gran cantidad de habitantes, su apertura al mundo occidental y su economía en ascenso, convirtieron a los chinos en uno de los clientes mimados del mercado de lujo. Según un reporte de Bain & Company para 2015, los chinos representaban el 31% de las ventas de artículos de lujo en el mundo, y el 20% de las ventas en China continental. Es decir, no solo compran lujo en casa, sino también cuando viajan.

Este año, se ha reforzado ese interés de la moda en China, justo cuando la economía de ese país se debilita y las ventas comienzan a caer para casas como Prada y Burberry. Pese al descenso en consumo, la musa de los diseñadores sigue estando en el continente asiático, donde, sin duda, hay mucha riqueza cultural.

Mientras en Milán se vieron bordados chinos en chaquetas masculinas y estampados asiáticos en camisolas de seda; en París, las chaquetas fueron reemplazadas por piezas con la línea cruzada y amplia de los kimonos de las artes marciales.

‘Tengo muchos sacos, pero no soy una persona que se ve bien ensacada. Los sacos son muy serios para mí. Es mejor si puedes romper las reglas, por eso es que siempre trato de añadirles algo loco', dijo el diseñador Alessandro Michele, director creativo de Gucci, a la revista Vogue Británica. Eso es lo que parece haber hecho en la colección masculina para la primavera 2016 con bordados de flores en bombers jackets y conjuntos de seda con estampado de flores y aves, todo inspirado en imágenes de arte chino.

Esta temporada los sacos masculinos se deconstruyen, se ensacha su línea y se suavizan sus textiles, en esa búsqueda del mundo del lujo por cautivar al cliente asiático y por traer algo de China al resto del mundo.