Temas Especiales

27 de Oct de 2020

Cultura

‘El fusilado' regresa al teatro

La obra de Ernesto Endara, ganadora de un Miró en 1983, se presentará bajo la producción del Instituto Panameño de Estudios Laborales

‘El fusilado' regresa al teatro
‘El fusilado' regresa al teatro

Hace 33 años El Fusilado , de Ernesto Endar, se llevaba el Premio Nacional de Literatura Ricardo Miró en teatro, una mirada a la injusta condena y ejecución pública del cholo guerrillero de la Guerra de los Mil Días, Victoriano Lorenzo.

La obra, que se ha montado varias veces desde entonces, se presentará el próximo 12 de octubre a las 6:30 p.m. en el Teatro Ascanio Arosemena de la Autoridad del Canal de Panamá, bajo la dirección de Noel Pinzón, del Instituto Panameño de Estudios Laborales (Ipel) del Mitradel.

La misma hará una gira gratuita a nivel nacional, pasando por Chiriquí, Veraguas, Herrera y finalizando en Coclé, la tierra de Victoriano.

UN TEMA VIGENTE

Para su autor, aunque el fusilamiento del cholo hubiese ocurrido más de un siglo atrás, el tema no pierde vigencia porque nos recuerda que la injusticia es una de las fallas más comunes de nuestro sistema. También considera que la situación de los cholos y los indígenas no ha cambiado mucho desde aquella época.

‘Sin embargo, ya no son tan dóciles ni sumisos. Hay dirigentes con el mismo espíritu que Victoriano y hoy hacen su lucha', dice.

Ernesto ‘Neco' Endara, que a lo largo de su carrera se ha ganado múltiples Miró en otros géneros literarios como el cuento, el ensayo y la novela, admite que el juicio de Victoriano no se lo imaginaba en otro espacio que no fueran las tablas de un teatro.

‘Los sucesos que vivió nuestro cholo guerrillero daban para una novela, pero a mí me atrajo más los últimos días de su vida y su fusilamiento', explica. ‘Una injusta condena y su ejecución pública me parecieron altamente teatrales. Como somos un país escaso de héroes y con un exceso de granujas, me pareció que Victoriano se merecía una obra teatral'.

Para prepararse para escribir el texto, Endara estudió sobre el destino de su personaje a través de la lectura de Eusebio A. Morales, Alberto Osorio, Franklyn Rymores, Víctor Florencio Goytía, Álvaro Menéndez Franco, Judith Anguizola, Rubén Darío Carles, Jorge Conte-Porras, Alex Pérez Venero y Carlos Francisco Changmarín.

ANTES OLÍA A HISTORIA

Pero la inquietud le perseguía desde los días de su niñez. Vivía en una pensión con su madre, donde conoció al chofer del doctor José Daniel Crespo. ‘Era un cholo, taciturno y macizo, parecido al guerrillero de la Guerra de los Mil Días. Una tarde, estaba borracho y me dijo, como un secreto, que era hijo de Victoriano Lorenzo. No sé cómo alguien podría comprobarlo o desmentirlo, pero jamás lo olvidé y por él quise saber más de quien pudo ser su padre'.

También influyeron los días que pasó en el Casco Viejo junto a sus dos abuelos. ‘Todo el barrio de Catedral mantenía el trazado y las construcciones del tiempo de Victoriano con ligeros cambios. Todo el barrio olía a historia y yo lo caminé infinitamente oliéndola', recuerda.

Además, su tío abuelo Carlos Endara habría sido el encargado de tomar las dramáticas fotos del fusilamiento del cholo guerrillero. Al reunirlas, sintió que se metía en ellas mientras escribía, podía incluso escuchar ‘el tam–tam del tambor, la terrible descarga del pelotón de fusilamiento y el resuello angustioso de la multitud que lo contemplaba'.

ERNESTO ENDARA

‘Una injusta condena y su ejecución pública me parecieron altamente teatrales. Como somos un país escaso de héroes y con un exceso de granujas, me pareció que victoriano se merecía una obra teatral'.

MÚSICA ORIGINAL

Para complementar su obra, reclutó al compositor Toño Robira (José Antonio Riba) para desarrollar la música. ‘Toñito es un compositor fuera de serie. Cuando le decía cómo imaginaba la música de tal o cual escena sólo tenía que murmurar una tonada, o gruñir o silbar o estornudar', rememora Endara. ‘De una vez me captaba y tocando una melodía me preguntaba ‘¿más o menos así?' Claro, exactamente. Lo que yo había soltado como un suspiro quedaba convertido en una canción'.

Se lamenta, sin embargo, de que en el pasado, los presupuestos para montar la obra no han alcanzado para utilizar la música original.

‘Seguramente Noel Pinzón, que es viejo amigo mío y trabajó en el primer montaje y ahora dirige este, ha trabajado con las uñas', asegura Endara. ‘De todas maneras yo la gozaré. Nada es tan emocionante como ver en escena una obra que uno ha escrito'.