Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Cultura

Betto Arcos, el creador de gustos

El productor independiente de radio visitó el Panama Jazz Festival y dialogó con La Estrella de Panamá en torno a su prolífica carrera

Betto Arcos, el creador de gustos
Betto Arcos, el creador de gustos

Quién mejor para hablar sobre la evolución de la radio que el periodista y locutor Betto Arcos. Mientras camina por la Ciudad del Saber, donde se lleva a cabo por estos días el Panama Jazz Festival, cae en cuenta que lleva tres décadas como locutor y productor.

‘Para mí lo único que ha cambiado son las plataformas. Es decir, la manera en la que se escuchan los programas, porque yo sigo creyendo que soy un locutor, un ‘tastemaker', un creador de gustos que programa música, entrevista a alguien y lo comparte con sus amigos', confiesa el productor, colaborador de la National Public Radio ( NPR ) desde 2008.

La nueva radio es similar a su predecesora, dice. Solo existen herramientas modernas que contribuyen a su difusión. Pero la música —y su división en géneros— sigue siendo la misma. Y el papel del locutor se asemeja más a la de un promotor musical.

‘Si la gente me escucha y luego va a comprar un disco, entonces estoy creando gustos', detalla el creador y conductor del podcast semanal de música ‘The Cosmic Barrio', quien llegó al XIV Panama Jazz Festival gracias a la Embajada de Estados Unidos para dictar los talleres ‘Podcasting: Radio en la era de Twitter' y ‘Cinco formas de escribir sobre música: reportaje, perfil, reseña, entrevista y experiencia personal'.

OBRA FUERA DE LA CABINA

Betto Arcos ha ayudado en proyectos de grabación, incluidos ‘Chavez Ravine' de Ry Cooder y ‘La Cantina' de Lila Downs.

También ha colaborado en el cine como supervisor musical, en los documentales ‘Calavera Highway' de Renee Tajima-Peña y ‘2501 Migrants: A journey' de Yolanda Cruz.

Es profesor especializado en periodismo cultural en Loyola Marymount University (EE.UU.)

Creador del componente musical del curso ‘La Religión en la Imaginación Latinoamericana' (2002, 2011, 2015) en la Universidad de Harvard (EE.UU.).

TRES DÉCADAS AL MICRÓFONO

Arcos ha sido melómano toda su vida. A donde quiera que va lleva un reproductor de canciones y toca la guitarra desde los 15 años, al igual que su padre.

Su norte fue claro. En la década de los ochenta salió de Veracruz, México, para hacer carrera en la radio en Estados Unidos. Cuando se dio cuenta que debía especializarse, la música fue lo primero que llamó su atención.

Hoy recuerda entre anécdotas sus inicios. Editaba los programas cortando la cinta de aquellos carretes en los que se grababa el audio. Ahora, es conocido por sus podcasts —programas de radio que se distirbuyen en Internet— en los que ahonda sobre el ‘world music', además de ser un claro referente sobre la música de América Latina.

Según Arcos, fue cuando dominó la guitarra que empezó a entender la música como una manera de pasarla bien y convivir con los amigos. A partir de allí surgió su curiosidad por la diversidad de la música latinoamericana.

Y era el momento preciso. En esa década de los setentas y ochentas —explica el creador del componente musical del curso ‘Latinos Remaking America' (2014, 2016) en la Universidad de Harvard— había una gran efervescencia musical en México, traducida en la nueva trova.

Sus oídos empezaron a ser testigos fieles de la complejidad latina. Escuchaba grupos folklóricos de Chile, música tradicional de Perú, Colombia y Argentina. Era un nuevo bagaje que complementaba aquel con el que había crecido en casa, donde la colección de discos oscilaba entre Juan Gabriel y los Jackson Five, además de las baladas, los boleros y la música de baile clásicos.

‘Estamos hablando de tres o cuatro mundos musicales de los que bebía todos los días', comenta Arcos. Se toparía luego con las canciones del panameño Rubén Blades, cuando estudiaba en la Universidad de Colorado, en Estados Unidos (1989).

Para entonces, ya se había dado a conocer en la frecuencia modulada. Incluso antes de pasear por esos salones de la carrera de periodismo en aquella institución educativa, Arcos tenía un programa de radio.

‘Se llamaba ‘Tierra Mestiza'. En ese programa pasaba toda esta música que te estoy diciendo: Silvio Rodríguez, Inti-Illimani, Chabuca Granda...', esclarece el periodista musical. ‘El que me abrió la puerta fue un colombiano que tenía años haciendo radio y no quería hacer más ese programa'.

No tenía experiencia. Pero su pasión y bagaje musical le valieron la silla tras el micrófono. ‘Latin Jam', era el nombre previo de aquel programa de música. Hoy, a tres décadas de sus pinitos, es colaborador del programa ‘The World' de la BBC y Public Radio International ( PRI ), en el que produce crónicas y reseñas de música de América Latina y ‘world music'.

‘Me atrevo a decir que la música es la expresión que nos dice más del ser humano, que nos puede abrir una ventana al hombre como ningún otro arte. La música puede llegarte todavía más que una pintura, como arte o expresión humana. Es como la comida, que nos dice mucho de una persona, de una cultura, de una comunidad', formula Arcos al concluir entrevista con La Estrella de Panamá .