La Estrella de Panamá
Panamá,25º

16 de Oct de 2019

Cultura

Violencia sexual contra mujeres, un problema de salud pública

Tras un caso de violencia sexual, las víctimas generan una reacción de ajuste con síntomas que van desde la ansiedad hasta psicóticos

Violencia sexual contra mujeres, un problema de salud pública

Estrés, depresión y problemas ginecológicos son algunas de las consecuencias de la violencia física y sexual, un problema que afecta al 35% de las mujeres del mundo.

‘La violencia sexual, específicamente, genera problemas muy serios de salud en general y mental en particular', dijo a Efe el doctor José Guillermo González, jefe del departamento de Enseñanza y Capacitación del Instituto Jalisciense de Salud Mental.

Debido a que esta situación tienen consecuencias muy importantes para quien la padece es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como un problema de salud pública.

González indicó que, tras un caso de violencia sexual, las víctimas generan una reacción de ajuste con síntomas que van desde la ansiedad hasta psicóticos. Después de unos dos días de cometerse la violación, ocurren reacciones de estrés agudo.

Después del primer mes del evento hasta los seis meses, las víctimas pueden presentar las dos reacciones más comunes en personas que han recibido violencia sexual: un estado de estrés postraumático y depresión que tiende a ser crónica.

González estimó que, aproximadamente, el 85% de los casos de violencia sexual son originados por una persona conocida por la víctima.

Según González, las mujeres embarazadas a causa de violencia sexual tienden a desarrollar reacciones de tipo depresivo a largo plazo y rechazo hacia el producto. La OMS en el documento ‘Comprender y abordar la violencia contra las mujeres' señala que ‘las víctimas de violencia sexual presentan tasas mayores de problemas ginecológicos que otras mujeres'.