La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Cultura

Una apuesta por la conectividad real

La JMJ nos deja como mensaje que debemos crear conectividad real y dejar de invertir en lo que no es

Con los ecos aún de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) en los oídos, escribo esta nota sentado en mi oficina con un tablero lleno de diagramas y planes para este 2019.

Pero justo quiero aprovechar el momento para traer un tema que tiene que ver con el modelo económico local.

Los puntos logísticos, los hubs y todas esas cosas se mencionan siempre que se habla de la nueva economía; pero siempre que los mencionan se oyen como algo lejano y abstracto, donde se mueven las mercancías, los datos, los bienes de consumo... pero lo que la gente olvida es que de lo que realmente se habla en estos casos es de personas. Son las personas las que se conectan, las que consumen los bienes, las que los crean y los que deberían ser el centro del diseño de todo esto.

En estos días pudimos ver a jóvenes de muchos países experimentando el país, y en especial la ciudad, tuvimos la oportunidad de vernos desde los ojos de otras personas, y que sus visiones del mundo, y sobre todo del nuestro, nos dejaran ver las cosas de manera diferente.

Cuando voy a reuniones de fintech o de emprendimiento o de ‘economía naranja' o de innovación, una de las cosas en las que siempre fallo es explicar que el fin de todo es lograr que las personas locales y de todos lados se sumen a lo que se está creando, y le apuesten con seriedad a esos esfuerzos.

Son las personas las que crean y sostienen las redes, son ellas las que validan si un lugar es o no ‘el hub' de cualquier cosa, no importa cuánta infraestructura se construya o dinero se gaste en algo, si la gente no cree en el asunto no funciona.

Debemos dejar que la gente fluya, facilitarles el acceso a los recursos y facilitarles la conexión sin importar de donde vengan, el talento debe poderse mover con igual o más facilidad que las mercancías.

Creo que uno de los beneficios más importantes que tendrá la JMJ, será el ‘cambio de vibra' de la gente; y ese cambio hará que todo lo demás se mueva diferente.

Espero que entendamos el mensaje que nos deja este evento, debemos crear conectividad real y dejar de invertir en lo que no es.

COLUMNA