Panamá,25º

13 de Dec de 2019

Cultura

Hombre y can, la estructura de un binomio al servicio de la nación

Además de aportar a la nación desde diferentes estamentos y entidades, los perros de servicio son un complemento para la dinámica de vida del hombre y la familia. Expertos con experiencia en el campo comparten su criterio

Históricamente la relación entre el hombre y el perro ha evolucionado al punto de convertir a este último en una pieza fundamental para nuestras sociedades. Ejemplo de ello en Panamá es la reciente creación de la Unidad Canina Agropecuaria, por parte del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), un ente desde el cual se pretenden ejecutar labores de inspección y verificación de productos de interés agropecuario en puertos y aeropuertos, ‘salvaguardando el patrimonio fitosanitario y manteniendo estándares de competitividad logística'.

Según información oficial, desde esta unidad se articulan esfuerzos con las autoridades del Aeropuerto Internacional de Tocumen, la Autoridad Nacional de Aduanas y las autoridades de seguridad pública, adhiriendo el país a la lista de naciones que disponen de estas unidades como Estados Unidos, Canadá, México, Chile, Perú y Australia.

Manuel González, director de la unidad, expresa que su impacto real consiste en minimizar los riesgos de introducción de plagas y enfermedades al país, ‘salvaguardando el sector productivo y asegurando la alimentación de la sociedad'.

¿Cómo se logra? ‘A través de la inspección no intrusiva de equipajes, envíos y encomiendas en los principales puntos de ingreso del país, como son los aeropuertos, puertos y fronteras', añade.

Actualmente, la Unidad Canina Agropecuaria cuenta con nueve caninos detectores, entre labradores, beagle , pastor alemán, cruzados y cuatro en formación.

En cuanto a la Policía Nacional, dispone de la Unidad Canina (UCAN) como parte de la Dirección Nacional de Servicios Policiales Especiales.

Yoriel Fernández, director del ente, asegura que desde su creación, en 1983, esta unidad ha evolucionado en cuanto a su recurso humano y canino y en materia de infraestructura, ‘ha incrementado sus especialidades y cobertura a nivel nacional, lo cual la sitúa como la primera institución nacional en materia de instrucción canina'.

Entre sus logros, el capitán destaca el apoyo en todo el territorio nacional y la capacitación a personal de instituciones como el Sistema Penitenciario, la Autoridad de Aduanas, el Servicio Nacional de Fronteras, el Servicio Nacional Aeronaval, el Servicio de Protección Institucional de Panamá y la Zona libre de Colón.

Multitareas

Mario Chan, director Nacional de la Unidad Canina de la Cruz Roja (KZAR), expone que el rol que el perro ejerce en materia zootécnica y de seguridad va desde el detector de sustancias y explosivos, pasando por el de guardia y protección para la seguridad de instalaciones físicas, intramuros y extramuros, así como la protección y neutralización de amenazas ante cualquier transgresor de la ley. ‘También contempla a los perros de patrullaje e intervención y al perro forense, que apoya en la investigación criminal y en la localización de restos humanos.

Annette Quinn, voluntaria de KZAR, asevera que ‘nuestro país ha sido un referente para la región apoyando en adiestramiento'.

‘Nos referimos a la Cruz Roja desde México hasta Panamá, incluyendo Colombia, Cuba y República Dominicana. Más de diez años han transcurrido y hemos dado respuestas a nivel internacional y nacional', remarca.

La también presentadora de televisión cuenta que los perros de la unidad ‘fueron premiados en 2015 durante el programa especial ‘Héroes por Panamá'. Hemos adiestrado canes de otros países y han encontrado víctimas bajo edificios, en sucesos como el terremoto del pasado septiembre en México'.

La historia de un retiro

Hoy día, algunos de estos animales tienen la suerte de figurar como estrellas de cine —tal es el caso de Monte y Rose, protagonistas del nuevo remake de La dama y el vagabundo — mientras tanto, otros como Volk sirven al país y dan soporte emocional impactando de manera positiva la vida de toda una familia.

Tras ser jubilado por UCAN, Volk —nombre con el cual identificaremos al protagonista de esta historia, a petición de su familia— pasó a retiro en un entorno que lo recibió cuando recién culminaba un proceso de duelo.

María Sánchez, su propietaria, cuenta que la llegada de Volk sucedió en febrero, tras la pérdida de una mascota, hecho que afectó de manera especial a su padre, de 79 años.

‘El binomio hombre-perro tiene la capacidad de salvar vidas y eso es invaluable',

MARIO CHAN

DIRECTOR DE LA UNIDAD CANINA DE LA CRUZ ROJA

‘Antes de traerlo a casa nos explicaron las condiciones que debía tener el lugar y el tipo de alimento que necesitaba consumir. Fue una unidad en la que el Estado invirtió y hay que ofrecerle la misma calidad de vida', comenta.

‘Mi padre tuvo meses con malestares físicos y la reacción de Volk al verlo débil fue impresionante. La sonrisa que tiene desde que llegó, no tiene precio', agrega Sánchez.

‘Volk es mi balance del estrés. Aquí solo recibe amor, comida y malcriadeces', recalca entre carcajadas.

‘Estos perros hacen un trabajo para el Estado y los entrenan desde cachorros. Al jubilarse, pueden ser niños, jugar y hacer travesuras', cuenta entre risas.

Chan hace éfasis en que los perros ‘pasan a retiro meritorio por su edad o cuando se vean limitados en sus funciones', siendo la etapa más común entre los ocho y los diez años.

‘Si bien estos animales colaboran con el hombre en diferentes tareas, como la de seguridad, ayuda humanitaria y respuesta a los desastres, en esencia, mejoran las condiciones del ser humano. No tiene precio lo que hacen', recalca.

Con más de 30 años de experiencia como instructor canino, Chan sostiene que ‘aunque sabemos que nos acompañan durante un lapso corto en esta vida, sentimos un gran amor hacia ellos. Llenan un gran espacio en nuestro corazón y somos felices de tenerlos'.

‘El binomio hombre-perro tiene la capacidad de salvar vidas y eso es invaluable', dice Chan.

Y apunta que en Panamá, la categoría más empleada es la detección de narcóticos debido a la gran incidencia de esta problemática en el país.

Por otra parte, Fernández puntualiza que los canes se jubilan luego de servir durante más de cinco años y a través de informes, se realizan las recomendaciones para su evaluación por parte de la Contraloría General de la República y el Ministerio de Economía y Finanzas para su descarte y futura adopción, una alternativa a la que puede optar cualquier unidad policial o civil que desee una mascota.

Primeros pasos

‘Es necesario buscar criadores comprobados y serios, que empleen los mejores ejemplares de razas prescritas para este tipo de servicios como los retrievers , el pastor alemán, el pastor holandés y el pastor belga', cita Chan.

De acuerdo con el maestro instructor, luego de la crianza científica y selectiva de los mejores ejemplares que tengan los impulsos naturales elevados (de caza, presa, cobranza, defensa) vinculados al adiestramiento de perros de servicio y que se prueban desde las ocho semanas del cachorro, el ejemplar debe observarse detenidamente durante la etapa crítica de socialización, que va de los tres a los seis meses, hasta ‘estar totalmente seguros de que tenemos un perro con las potencialidades y cualidades para ser adiestrado, ya sea en servicios de detección o de guardia y protección'.

¿Qué se busca en cada ejemplar? Calidad genética referenciada por sus padres y evidenciar los impulsos naturales del animal vinculados a los instintos de supervivencia.

‘La selección dará un 50% de posibilidades de éxito y el resto sucederá en base a un plan de adiestramiento bien estructurado, sistemático, donde todos los impulsos sean reforzados para que el perro los canalice en la búsqueda, detección, localización y defensa', añade.

Unión armónica

Sin la guía y correcto acompañamiento de la figura humana, la magia no existiría. Chan indica que el entrenamiento dependerá del sistema que utilice cada dependencia. ‘Algunas cuentan con un grupo de instructores que llevan al perro durante toda su etapa de formación básica y posteriormente, le asignan un manejador'.

‘En este punto, el can es entregado con todo el rendimiento básico de la especialidad, para que su compañero humano y éste establezcan un vínculo que será decisivo en el rendimiento del mismo y en su nivel de efectividad en el trabajo', enuncia.

Lo anterior es posible a través de cursos que forman a los manejadores que desarrollan la habilidad y fomentan la simbiosis entre hombre/mujer y perro.

‘En el caso del cuerpo KZAR de la Cruz Roja Panameña, nuestro plan está estructurado para que el voluntario inicie con su perro desde las primeras etapas y luego se involucren las restantes hasta la certificación', cuenta.

En la Cruz Roja, en tanto, estos compañeros caninos se dedican exclusivamente a la búsqueda y localización de víctimas atrapadas en situaciones de desastres, eventos naturales o provocados por el hombre. ‘Sobre todo cuando se trata de estructuras colapsadas, deslizamientos de tierra o pérdidas en campos extensos de tierra'.

Así, la Cruz Roja dispone de patrocinios de empresas que ofrecen comidas super - premium para ejemplares de alto rendimiento y la colaboración de médicos veterinarios que donan su tiempo para asesorar y ayudar en el mantenimiento de los animales.

Sánchez, propietaria de Volk, concluye que la tenencia del animal ha sido una terapia mutua, el acompañamiento ideal de dos jubilados: ‘Estos perros saben cuándo no estás bien y se preocupan porque tu estado anímico cambie. Él hizo la magia, él nos escogió al final'.