Panamá,25º

16 de Jan de 2020

Cultura

La ciudad de piedra

El espectáculo, que fue concebido para la cena de gala en la VII Cumbre de las Américas, se presentará en un formato más amplio y abierto a todo público. La torre de Panamá la Vieja contará nuestra historia en un programa artístico con un elenco de mas de 50 personas

La torre de la Catedral de Panamá la Vieja es figura principal del espectáculo que incluye mapping.Cedidas

Ricky Ramírez recuerda como si fuera ayer el momento en que le solicitaron, a través de su empresa Contraseñas Productions que se encargara del evento inaugural de la Cumbre de las Américas que se llevaría a cabo en Panamá en 2015 y que reuniría a prácticamente todos los jefes de estado y de Gobierno del continente. También cuando le comentaron que se llevaría a cabo una cena de gala en las ruinas de Panamá la Vieja y que querían que les propusieran un espectáculo.

Esa era la oportunidad que había esperado por mucho tiempo para organizar une vento en un espacio tan simbólico, Su esposa y cómplice en estas actividades soñaba con esa posibilidad.

Así es que si algo tenía claro, es que el lugar, las ruinas, la torre, símbolo de nuestra ciudad, debía ser la protagonista principal. Que todos los visitantes se llevaran una idea muy clara de su significado, nuestra historia y la idiosincrasia del país.

El evento involucró mapping y la recreación de toda la Plaza Mayor de la ciudad de Panamá en el siglo XVI, en Panamá Viejo.

Leonte Bordanea tiene el papel de Henry Morgan.

“La idea inicial fue: ¿ qué pasaría si la torre tomara vida y contara todo lo que ha visto en estos 5 siglos de existencia?” recuerda Ramírez.

Si la torre tuviera una voz, qué nos contaría. Con esa interrogante nació La Ciudad de Piedra, espectáculo que fue presentado a unas 300 personas, casi todas ellas, líderes de las naciones del continente, incluyendo al entonces presidente de estados Unidos Barack Obama y grandes personalidades invitadas como Mark Zuckerberg, creador de Facebook.

“La historia de Panamá es muy linda y para ser un país tan pequeño, hemos tenido momentos bastante intensos que han sido el resultado de una progresión de hechos”.

Algunos de los asistentes y los propios artistas presentaron fotos, videos y selfies mostrando algunos elementos del montaje. ¿Y cómo es que no lo vamos a poder ver? se preguntó la mayoría.

“Desde entonces hemos estado buscando la manera de volver a conta r la historia de La ciudad de piedra, esta vez para que todo el mundo tenga acceso y puedan ver el show”, dice el creador del espectáculo.

Habrá más de 50 artistas en escena.

A la idea original se le han hecho algunos ajustes que la hacen más completa y también más ambiciosa. La historia inicial, que empezaba con el avistamiento del Mar del Sur y que terminaba con la construcción del Canal de Panamá se extenderá hasta nuestros días, permitiéndo al espectador hacer un recorrido pro el panamá republicano y su vida política, con algunos conflictos problemas, pero también con grandes logros como la reversión del Canal y su posterior ampliación. Por otra parte, se suman otros elementos. Además de una obra teatral musical, se agrega un parque temático.

“Hablamos de parque temático no porque va a haber montañas rusas ni atracciones eléctricas, es simplemente porque el parque va a estar ambientado en la época del siglo XVI”, explica Ramírez.

Además de actores en una escenografía del siglo XVI, va a haber sketches, en los que la acción de la obra ocurrirá dentro del parque y el visitante tendrá la oportunidad de formar parte de la obra.

Joel Romana, productor técnico de La ciudad de piedra explica que este tipo de montaje es muy delicado de lograr, Al ser el área sitio patrimonial. “Las condiciones para poder trabajar el espacio son mucho más complejas”, dice.

La ciudad de piedra

Parte del reto logístico es lograr el ingreso expedito de los asistentes al área y garantizar la energía suficiente para todas las áreas que estarán en funcionamiento incluyendo tarima, nave principal la torre en sí, bohíos, área de restaurantes, camerinos y áreas de producción.

Una visita a la plaza

El evento empieza a las 5 de la tarde y quienes asistan tienen la oportunidad de participar en todas las activaciones que se llevarán a cabo en el parque.

“Van a haber bohíos de activaciones de los patrocinadores y de productos: refrescos, agua, comidas y telecomunicaciones que se van a poder hacer y a medida que vas pasando las interacciones, te van sellando un 'tiquete' que te permite reclamar un espacio preferencial de los 600 que hay disponible para el show. Si no tienes puesto, la puedes ver de pie, no habrá ningún problema”, detalla Ramírez.

La Plaza Mayor estará ambientada en el Siglo XVI.

Dentro del parque habrá también un espacio para sentarse y pasarla bien, llamado el chill zone. una tarima de espectáculos, en las que se presentarán grupos musicales. Sr. Loop está confirmado ya para el sábado 1 de febrero.

También un área de restaurantes ambientado en un barco hundido y un mercadito donde artistas nacionales van a estar vendiendo sus producciones. La recreación de la casa Terrin contará con un área de realidad virtual donde se podrá ver una recreación de Panamá la Vieja en el Siglo XVI en 360°, con una duración de aproximadamente 5 minutos.

No puede faltar una selfie station en un sitio estratégico donde se compartirán retratos con la torre de la catedral.

Por último, pero no menos importante, la 'zona del guarapo' y puntos de reciclaje.

Bohíos tendrán activaciones de los diferentes patrocinadores

El show artístico, que se presentará en la nave de la catedral, tendrá dos funciones que duran unos 40 minutos. La primera de ellas será a las 8:00 pm y la segunda, a las 9:00 pm.

El espectáculo

“A diferencia de cualquier otro espectáculo que hayan visto, se ve hacia la tarima pero también hacia la torre. Hay tantos detalles tanto en la tarima como en el mapping de la torre, que van a querer ver el show varias veces”, asegura Ramírez.

Las proyecciones que se harán sobre la torre (mapping) se verán en tercera dimensión, mientras que en escena se presentarán más de 50 artistas entre atores bailarines y extras, bajo la dirección artística de Edwin Cedeño, con música y guión de Ricky Ramírez.

Bohíos tendrán activaciones de los diferentes patrocinadores

Participará un elenco de lujo, con las actuaciones de Julio Chamorro como Pedrarias Dávila; Miguel Cuadra, el obispo; Any Tovar, la esposa del gobernador; Leonte Bordanea como Henry Morgan; Manuel Araúz es Ferdinand de Lesseps, Randy Domínguez, tiene el papel de a George Goethals, Nicole Puga, como María Ossa de Amador e Ingrid de Icaza quien personifica a Panamá. A la lista se suman algunos actores que representarán la parte nueva de la historia. Luis Arteaga interpretará a Omar Torrijos, mientras que se sumarán interesantes papeles como el de un torturado, víctima de la represión de Manuel Antonio Noriega y un damnificado de El Chorrillo, que dará testimonio sobre la invasión de Panamá a Estados Unidos. De seis temas originales, la historia crece para completarse con 10 temas. “La mayoría de las composiciones son mías; para la primera vuelta, hace 4 años Gretel Garibaldi escribió dos canciones: 'Si lo hacemos bien', que canta María Ossa mientras cose la bandera, y escribió 'Las compuertas del Canal que canta George Goethals”, destaca el compositor.

Los arreglos musicales son también de Ramírez, mientras que los arreglos sinfónicos son del Maestro Dino Nugent.

La historia

El hecho de que el show se presentara para un público selecto de mandatarios del continente, limitó de alguna manera la forma de presentar la historia. “Debía ser políticamente correcta”, explica Ramírez. Mas al presentarse el espectáculo a un público panameño, no hay ninguna razón para tocar determinados temas.

“La historia de Panamá es muy linda y para ser un país tan pequeño, hemos tenido momentos bastante intensos que han sido el resultado de una progresión de hechos. Es imposible contar un evento como la invasión, si no miramos a lo qué sucedió antes”, sostiene.

Algunos de estos hechos pueden generar algo de tensión, sin embargo, no es la idea generar polémicas.

“No me voy a tomar la atribución de contar la historia bajo mi punto de vista, voy a contarla lo más ecuánime, lo más imparcial posible, de acuerdo con lo que dicen los libros, la información que he leído y sigo leyendo”, asegura el compositor.

“Si bien, la historia inicial de nuestra nación se puede contar de una manera muy fantasiosa, gracias a los piratas y hechos como la construcción del Canal, cuando ves el crecimiento del país después de los años de la década de 1920 y del 50 en adelante, empezamos a comportarnos más como república, tenemos temas políticos, sociales, corrupción, temas que son mucho más álgidos y que siguen vigentes. , Es imposible no contar la historia de la manera que debe ser”, agrega.

Traer a la vida La ciudad de piedra no ha sido un proyecto sencillo, pero había buenas razones para hacerlo. La curiosidad que había quedado en los panameños desde 2015 es la principal y si a esto sumamos los buenos comentarios de los asistentes de entonces, era casi un acto obligatorio.

“Tuvimos dos comentarios que nos llamaron mucho la atención: el de Mark Zuckerberg, que pensó que habían traído de Broadway a alguien para llevarlo a cabo. Y a Obama le impresionó muchísimo el montaje y lo hizo saber”, comenta Ramírez.

Y si se iba a hacer el esfuerzo de presentarlo nuevamente la idea es que un público masivo pueda disfrutarlo. En esta ocasión, la entrada para adultos costará $8 mientras que para los niños, $5.

“He respetado y admirado muchísimo eventos como Musicalion o como Macrofest, eventos culturales con entrada gratuita. Ese tipo de eventos ayudan muchísimo a promover otros tipos de actividades. Son eventos gatillo que pueden encender la chispa de un niño o de un adolescente que todavía no está seguro de qué quiere ser. También sirven para descubrir nuevos talentos. Son actividades necesarias en la medida que la monetizas los restringes. Este tipo de eventos no debe depender de la taquilla sino de otras cosas, concluye.