28 de Sep de 2021

Cultura

Itzel Yard, una de las artistas contemporáneas mejor cotizadas en el mundo

La joven panameña logró en una subasta de arte generativo (NFT) una oferta por 500 ETH, el equivalente a casi 2 millones de dólares. Ostenta el record de la artista femenina con mayor recaudación en este tipo de arte

'Dreaming at Dusk'ixshells

ixshells, también conocida como Itzel Yard, observaba sin palabras lo que ocurría en el 'live' de la subasta en la que Tor, plataforma de onion service, ofrecía su obra de arte generativo como “una pieza de historia”.

“Estaba pálida, empecé a sudar frío cuando vi que las cifras empezaban a subir y seguían subiendo y subiendo”, cuenta. Entre los interesados por su obra, 'Dreaming at Dusk' estaba nada más y nada menos que Jesse Powell, CEO de Kraken, uno de los mayores sistemas de intercambio de criptomonedas. Finalmente, quien se hizo con el código fue PleasrDAO, con 500 Ethereunm (ETH), la segunda criptomoneda con mayor capitalización después del Bitcoin, casi 2 millones de dólares. PleasrDAO había ganado también la subasta Non Fungible Token (NFT) —Lo que tiene valor es el código que crea la imagen pues es irrepetible— que había establecido Edward Snowdwen con una oferta de 2,224 ETH o su equivalente 8.6 millones de dólares.

Mi Planeta Asciiixshells

“Nunca me imaginé que esto pasaría, máximo pensé que recaudarían 60 mil, 100 mil, pero llegar a 2 millones de dólares fue increíble”, describe. Para Tor se trató de su primera subasta de este tipo y sus ganancias, serán utilizadas para financiar sus operaciones. La red se dedica a las mejoras para la privacidad de la información en internet, así como la preservación de la libertad de prensa. El sistema permite que gobiernos u otras organizaciones no tengan acceso a información o no puedan cortar las comunicaciones. La idea de hacer esta subasta justamente la tuvieron luego de ver el éxito que tuvo Snowden con la que él organizó para recaudar fondos para Freedom of Press Foundation. Los resultados fueron muy favorables.

“Tor vio que esto era posible y en vez de buscar un artista ya conocido, buscaron a un artista como yo que he estado haciendo mucho trabajo en el ámbito digital pero me he mantenido con un bajo perfil. Les gustó mi arte, simplemente pensaron que yo conectaba con el proyecto y me dieron la oportunidad”, detalla. Oportunidad que la posiciona entre las mujeres artistas de arte contemporáneo mejor cotizadas en todo el mundo.

El tema pareciese de una serie de streaming de corte futurista, pero no. Es una vivencia aun fresca -la subasta se llevó a cabo la semana pasada – en la mente de la panameña Itzel Yard.

“La tecnología Blockchain se ha estado implementando en el arte desde 2016, pero el año pasado, luego de lo ocurrido con Beeple, también conocido como Mike Winklemann (quien tiene el record de venta de una obra NFT por 69 millones de dólares) más artistas han estado incursionando en este tipo de arte. Los inversionistas que manejan cripto monedas han estado inyectando el mercado de NFT”, explica Yard, quien considera que esto más que impulsar un negocio, impulsa una revolución.

Una revolución a la que la joven panameña fue invitada a participar este año en la plataforma Foundation (foundation.app) cuando su arte empezó a ser notado y apreciado. “Inicialmente estuve vendiendo piezas por $800.00 hasta recientemente que he logrado unos $10,000.00 por pieza. “Son coleccionistas que han seguido mi trabajo y están invirtiendo en mí y cuando en el futuro ellos deciden vender o si quieren usar mi trabajo para exposiciones, mi trabajo vale mucho más porque ellos le han inyectado más dinero. Se puede decir que es como un Wall Street, pero para arte. En lugar de invertir en una empresa, se invierte en el arte de muchos artistas digitales que están surgiendo cada día”, especifica.

Mi Planeta Asciiixshells

Inicios

Yard empezó a involucrarse en el arte digital cuando vivió en Toronto. “Fue en 2017, para ese entonces estaba estudiando, lejos de la familia y mis amigos y como un refugio, una manera de estimular mi creatividad empecé a buscar aplicaciones y softwares que me ayudaran a aprender cómo hacer arte con códigos”, relata.

“La verdad, eso me relajaba bastante, expandió mucho mi imaginación, puedo ver formas más allá de los patrones, puedo analizar el movimiento de los patrones y conjugarlo con sonidos, puedo ver qué sonidos se relacionan con ciertos movimiento. Desde entonces he estado obsesionada con aprender más y más para expresarme de esta manera. Aunque sea muy abstracto, pienso que he encontrado mi audiencia que sí las entiende y sigue lo que hago. De alguna manera siento que he puesto bastante de lo que es mi conciencia en las obras que hago”, asegura.

Variedad de obras de Yard con arte generativoixshells

Con el arte generativo se crean piezas a través de códigos y algoritmos. “A veces hago audiovisuales y en otras ocasiones imágenes estáticas de algún video que he estado haciendo, pero primordialmente son generadas de algoritmos con fórmulas matemáticas”, dice. El resultado no es algo planificado. “La computadora, con las fórmulas que utilizo generan diferentes patrones. De eso se trata el arte generativo, le das instrucciones a la computadora y de esas instrucciones pueden haber muchos outputs o imágenes aleatorias. No es algo que puedes controlar como cuando haces arte 3D o Phtoshop o con otros software. En este caso yo trabajo en conjunto con la computadora, no es que yo le esté ordenando exactamente qué es lo que quiero”, comenta.

ixshells, también conocida como Itzel YardCedida

“Aunque sea muy abstracto, pienso que he encontrado mi audiencia que sí las entiende y sigue lo que hago. De alguna manera siento que he puesto bastante de lo que es mi conciencia en las obras que hago”.

Aunque estudia computación, no lo considera primordial para desarrollarse en arte generativo. “Yo aprendí solita, viendo youtube, experimentando. Eso sí, si te vas a dedicar a esto tienen que gustarte las matemáticas”, advierte.

Ambiente colaborativo

Yard agradece el apoyo que en poco tiempo ha logrado de los coleccionistas. “Es increíble, pero no solo porque soy mujer o de tez morena, claro que es un logro de mi género, pero también ellos han valorado el hecho de que haya estado trabajando de lleno en esto para empujar el arte de personas que trabajan en computación”. Sostiene. A través de su página Creative Code Art, que tiene casi 70,000 seguidores, ha ido impulsando el trabajo de otros artistas. “Es una cuenta que ha ido creciendo y es más bien una cuenta de la comunidad”, asevera.

Con el reconocimiento que Yard ha logrado considera que puede ayudar a dar a conocer más este tipo de arte en el país. “Me gustaría ayudar a que más personas aprendan cómo hacer esto, si puedo invertir en una escuelita o en cursos, se podrá lograr que personas logren ofertas como las que he tenido yo o mayores”, no descarta. Sin embargo, admite que le ha sido difícil conectar tanto con artistas como con un público que guste de este tipo de arte. “Es muy diferente a lo que mayormente vemos acá... no es clásico, no es ilustración no es animación, es algo en lo que tienes que pensar bastante para poder comprender y lo que yo hago depende mucho de las matemáticas”, destaca.

En Panamá, la mayoría de las personas dedicadas a la computación en Panamá se dedican al área de soporte técnico o software no al arte, pero se puede hacer”, reconoce.

[art-rival]ixshells

Futuro

Luego del hito que estableció ixshells en esta subasta a beneficio de Tor, algunas puertas se le han abierto. “Me llamaron inmediatamente de Unit London, una galería muy famosa en Londres en la que van a poner mi arte en físico y también virtual. Va a ser la primera exposición de NFT pronto. Hay otros proyectos, pero como todavía no se confirman, no puedo dar más detalles”, explica.

Pero para Yard es más importante tener presente que “tengo que seguir trabajando y tratando de mantener este estatus con el que puedo apoyar a otras personas y apoyar a mi familia. Soy de origen humilde, no soy yeyé”, dice en forma coloquial. “Mi papá me educó siempre con el inglés. Fui a buenas escuelas. Pero mis padres hicieron muchos sacrificios por mí. Él falleció cuando tenía 14 años y las cosas cambiaron bastante en el ámbito económico, y mi hermano y yo somos los que hemos tenido que apoyar a la casa. Yo tuve la oportunidad de viajar pero tuve que ahorrar bastante para hacerlo y me regresé porque ya resultaba muy caro para mí”, cuenta.

Yard no sueña con una vida de lujos, solo espera adaptarse nuevamente a Panamá, cosa que le ha resultado un poco difícil, pues regresó solo un par de meses antes de que se declarara la pandemia. “Me las he pasado encerrada en mi computadora, como una nerd (ríe) y me imagino que estos son los frutos de estar todo el tiempo en eso”, concluye.