Panamá,25º

07 de Dec de 2019

Curiosidades

Un parque de patinaje para seguir con la vida en la guerra en Siria

Hace unos meses, organizaciones humanitarias comenzaron varios proyectos de desarrollo en esta localidad

El proyecto pretende ayudar al desarrollo intelectual de los menores a través del juego y el deporte, una excepción en un país que desde hace ocho años está sumergido en una guerra civil.

A apenas 8 kilómetros al noroeste de Damasco, donde todavía llueven proyectiles de tanto en tanto, los niños de la pequeña localidad de Qudsaya han comenzado a patinar en el primer parque para ello de Siria, una iniciativa para ayudar a los más jóvenes a espantar la sombra de la guerra en este país.

Qudsaya, en la provincia de Rif Damasco, es uno de los lugares bajo control del Gobierno de Bachar al Asad y escenario de los denominados acuerdos de reconciliación con los rebeldes, por los que muchos de estos pudieron abandonar la localidad.

Hace unos meses, organizaciones humanitarias comenzaron varios proyectos de desarrollo en esta localidad, entre ellos un titánico parque de 2.000 metros cuadrados para que los más pequeños se diviertan sobre monopatines y bicicletas.

El proyecto de la austríaca Aldeas Infantiles y la alemana Skate-Aid en un terreno proporcionado por el Ayuntamiento de la localidad comenzó en marzo de la mano de voluntarios y pintores, en su mayoría europeos.

Entonces, no era más que otro descampado en una ciudad sin lugares de entretenimiento infantil, explicó a Efe la presidenta de Aldeas Infantiles para Siria, Samar Daboul.

Hoy, una semana después de su inauguración, rebosa de alegría y los niños juegan desde primera hora de la mañana hasta bien entrada la noche.

"El parque es el primer paso en la iniciación de proyectos de desarrollo", detalló la activista sobre estas instalaciones de acceso totalmente gratuito.

Daboul no especificó con qué programas darán seguimiento al plan de desarrollo en la ciudad, pero insiste en la importancia de ofrecer entretenimiento a los más pequeños en zonas "seguras".

El proyecto pretende ayudar al desarrollo intelectual de los menores a través del juego y el deporte, una excepción en un país que desde hace ocho años está sumergido en una guerra civil y en el que sólo en el noroeste han muerto más de 30 niños en el último mes, según Save The Children.

"Es maravilloso ver a estos niños gozando mientras juegan, algo que les ayuda a superar las experiencias difíciles de sus vidas", afirmó.

El parque se ubica, además, cerca de una escuela con unos 2.000 estudiantes y de un poblado de huérfanos de Aldeas Infantiles, lo que ayuda a integrar a los menores de la ciudad con los beneficiarios del programa de la ONG.

El director del Consejo Municipal de Qudsaya, Nabil Razma, describió a Efe cómo el ayuntamiento cedió el terreno y lo cercó con muro para facilitar la construcción del parque.

Cuenta además con el añadido de que un equipo de entrenadores voluntarios acompaña a los niños en el recinto para enseñarles a patinar, un extra del que podrán disfrutar durante los tres primeros meses.

Todo ello ha ayudado al éxito de unas pistas que sólo en su primera semana de vida han acogido a más de 700 críos, en su mayoría menores de 14 años, según datos del ayuntamiento.

"Se les veía en la cara que son felices cuando juegan", aseveró el alto cargo local.

Hasan, de 13 años, es una prueba de ello.

Uno de los primeros en aventurarse con las acrobacias, no se esperaba que el patinaje le fuese a fascinar de tal manera y se empeña en aprender su nueva afición pese a las constantes caídas.

"Estoy muy contento, quiero aprender como el resto de los niños que saben hacerlo bien", dijo en declaraciones a Efe.

La experiencia de Yazan Oraby no ha sido muy distinta. Tiene la misma edad que Hasan y visita el parque diariamente.

Y la vida le ha dado también un giro de 360 grados en la última semana.

Hasta ahora, señala a Efe, la interacción de los sirios con el deporte se limitaba a las pantallas de los televisores y ahora, por primera vez, pueden verlo "en la realidad".

"Es un sueño para todos los niños y el patinaje es una experiencia nueva y divertida, deseo ser un profesional de este deporte", dijo el adolescente ajeno a las bombas, los tiroteos y los traumas