Panamá,25º

22 de Nov de 2019

Familia

Equilibrando trabajo y familia

La sociedad exige un ritmo de vida acelerado, frente a esto la familia tiene el desafío de no descuidar el trabajo y mantenerse unida

Hay que encontrar un balance para tener estabilidad familiar y financiera.

Hace casi dos semanas que los esposos no comparten momentos juntos para dialogar sobre sus vivencias e intereses, solo hablan lo estrictamente necesario del hogar y hijos. ¿Están de pelea?, -no. Se debe al ritmo de vida que llevan, sus horarios de trabajos no les permite tener una buena comunicación.

Con el ritmo de vida en la actualidad no se pude, o es muy difícil mantener el equilibrio entre el trabajo y la familia, esto afecta la comunicación y unidad familiar, explica Vicente Martínez, doctor en psicología social y sociología.

-Yo soy profesor en la Universidad de Panamá y trabajo en universidades privadas también. Una vez me pidieron trabajar domingo; ¿trabajar un domingo?, puedo trabajar hasta sábados, pero tengo que dedicar un tiempo a la familia, no puedo sacrificar un domingo en familia por trabajo- manifestó Martínez.

SOCIEDAD Y FAMILIA

Y es que al parecer la ‘moda’ es trabajar en ocasiones, hasta doce horas al día y según explica el sociólogo, si a estas horas se le suma las de transportarse del hogar al trabajo y viceversa, el tiempo que queda para estar en familia es poco o nada.

Esta ‘moda’ impuesta por el propio sistema, por la sociedad, te obliga a no tener convivencia con tu familia, aseveró Martínez.

Sumado a eso, están los celulares, tabletas y otros dispositivos que permiten la conexión permanente de los trabajadores con su empleo, incluso en vacaciones. ‘Esto puede generar en la pareja fuertes tensiones, peleas, estrés, depresión ansiedad y hasta infidelidades y rupturas matrimoniales’.

Y el pase de factura por exceso de trabajo no queda únicamente en la pareja.

-Niños rebeldes, niños que no respetan autoridad porque no hay autoridad en la casa, en los peores de los casos, jóvenes en pandillas y cometiendo actos ilícitos son las consecuencias que sufren los hijos o hijas de tener a papá y mamá todo el día fuera de casa, razón suficiente para mantener un equilibrio entre el trabajo y la familia. Esto significa entregarse a estas dos áreas, pero sin descuidar una por la otra.

MEDIDAS Y ACCIONES

Este es uno de los más grandes desafíos familiares, difícil, pero no imposible de lograr. La fórmula es: organización + acción + disciplina.

Si siente que tanto su familia como su trabajo son importantes, debe decidir cuál es de mayor prioridad cuando ambas se juntan.

La idea no es descuidar una para preocuparse de la otra, sino determinar cuál es la más urgente en ciertos momentos.

Será necesario trabajar en equipo para que las tareas familiares se lleven a cabo. Este trabajo de equipo podría involucrar a los niños dependiendo de sus habilidades.

Piense en su familia, inclusive si ellos no están cerca en ese momento, hágaselos saber al final del día.

Algo muy sencillo pero, significativo es unas llamadas durante el día. Llámeles, puede ser a la hora de su descanso o del almuerzo y hágales saber que piensa en ellos.

Converse con su familia cuando llega a casa y mantenga contacto visual mientras habla con ellos.

El contacto físico es muy importante. Un beso en la frente, un golpecito en la espalda o un abrazo les hace saber que son importantes.

Si le es posible, converse con sus jefes para llegar a acuerdos en cuanto al horario laboral.

Cuando empiece a practicar estos consejos seguro se le ocurrirán otros.

Sin duda alguna, al comienzo no será fácil, pero vale la pena el esfuerzo por conseguir una familia feliz y una carrera exitosa.