Temas Especiales

22 de May de 2022

Farándula

De autos y aviones

Hoy estrena en Panamá la secuela de los vehículos voladores que hablan. Ahora son rescatistas

La primera parte de Aviones surgió el año pasado como un spin off de la exitosa Cars . Era la carta de Disney para continuar con el éxito comercial de los autos haciendo cambios mínimos. Se podría decir que sólo trasladando la acción al aire y cambiando los autos por aviones parlantes.

A pesar de que cuando se estrenó la mayoría de las críticas a la película fueron negativas, consiguió el éxito que tenía previsto. Es que ni la anterior ni esta nueva entrega de Aviones está destinada al público adulto, sino a los más pequeños de la familia, y desde la ilustración hasta la broma más insignificante están pensadas para ellos.

Aún así, en Aviones 2: Equipo de Rescate hay un gran avance en cuanto a la calidad artística y técnica. Recordemos que la primera Aviones estaba destinada en un principio sólo a la vida doméstica y una distribución en DVD. Por eso su resultado fue una animación de bajo costo, lejos del nivel de Cars .

Esta segunda parte, en cambio, a pesar de partir de la misma base, tiene un nivel muy superior tanto en la animación como en la parte técnica, en la narración y en los personajes. Y esto probablemente se deba, además de a un presupuesto más abultado que los 50 millones de la primera entrega, a que busca crear su propio camino e independizarse de Cars para crear una historia propia.

El director de esta segunda parte es, además, Roberts Gannaway, un cineasta a quien Disney ya recurrió en otras oportunidades para explotar franquicias dirigidas a los más pequeños, aunque siempre en formato doméstico. Su única producción para las salas de cine fue Tinker Bell: El secreto de las hadas, en 2012, una película que pasó sin pena ni gloria.

Probablemente haya sido el empujón de John Lasseter, productor del film, y además director creativo de Pixar y Walt Disney Studios -y realizador de las sagas de Cars y de Toy Story-, el que decidió darle esta nueva oportunidad en la pantalla grande. Sin duda, valió la pena.