Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Planeta

Lecciones de un delfín muerto

PANAMÁ. Un grupo de científicos, comprometidos a preservar la fauna marina, se dio cita en la capital los días 22 y 23 de abril, para de...

PANAMÁ. Un grupo de científicos, comprometidos a preservar la fauna marina, se dio cita en la capital los días 22 y 23 de abril, para definir estrategias que puedan salvar a los mamíferos marinos —delfines, ballenas, manatíes y focas—.

La iniciativa ayudará a aumentar los conocimientos e intercambiar información entre científicos sobre las especies, dijo Antonio Fernández, un patólogo veterinario, que viajó desde las Islas Canarias para participar en la actividad.

Además, de analizar medidas para rescatar cetáceos, también se estudiaron casos de incidentes de choques de animales con barcos, la conservación de manatíes y actividades humanas adversas con los mamíferos marinos. Aunado a ello se discutió un plan de trabajo que incluye las prioridades en las políticas institucionales sobre varamiento para el periodo 2010-2012.

Por su parte, expositores internacionales de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA por sus siglas en inglés), realizaron simulaciones de varamiento de cetáceos y estrategias para recolectar muestras del cuerpo de los mamíferos con el propósito de determinar las causas de su muerte, contaminación en las aguas y enfermedades en las especies.

De hecho, en la agenda se incluyó la necropsia a un delfín de la especie “nariz de botella”, de unos setenta y cinco kilos, que había muerto producto del choque con la hélice de un barco. El animal, que fue traído desde Florida para la actividad práctica, recibió un golpe en la cabeza que le provocó la muerte.

LA NECROPSIA

“Al abrirlo se puede determinar la causa de muerte, contaminación en los océanos y enfermedades que padezcan las especies”, explicó Fernández. El médico aseguró que uno de cada tres mamíferos marinos mueren producto de las actividades humanas. Los otros dos mueren por intoxicación —al ingerir algas venenosas— y por causa natural —vejez—, dijo el médico veterinario.

Los científicos tomaron muestras del cuerpo del delfín para realizar una investigación posterior de la especie. Al culminar los restos se incineran o entierran, dijo Laima Sánchez, médico veterinario de Cuba.

La especialista dijo que el estudio de los cetáceos es importante. Las especies nos indican las condiciones ambientales de un ecosistema.

Diana Araúz, administradora de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), dijo que Panamá se suma a la conservación de los mamíferos marinos. El país logró el año pasado la promulgación de una ley que protege a las especies. En la actualidad se está en la fase final de un protocolo sobre el varamiento de estas especies, que involucrará a las comunidades costeras y a las autoridades locales en la protección y atención de animales varados en sus playas. La actividad fue organizada por la ANAM y ARAP.