Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Planeta

Manglares enfermos, a la barbacoa

PANAMÁ. Los cambios de conducta favorables al medio ambiente se dan con pasos lentos, pero seguros. Un ejemplo de lo anterior es un grup...

PANAMÁ. Los cambios de conducta favorables al medio ambiente se dan con pasos lentos, pero seguros. Un ejemplo de lo anterior es un grupo de residentes de las áreas aledañas a la Bahía de Chame, quienes han cambiado su sistema tradicional de producción de carbón por prácticas más sostenibles.

Los bosques salados de la bahía, durante años, han sido talados para utilizar su madera en la construcción de viviendas y fabricar carbón, con el que se cocina sabrosos asados. Lo malo no son los asados, sino las malas prácticas para obtener el producto.

La gente talaba sin control los manglares, explicó Mara Barría, secretaria del grupo comunitario Defensores Unidos del Manglar de Sajalices (Deumsa).

Las consecuencias de estos actos fueron muy negativas. La zona de bosques de mangle rojo, blanco, achaparrado, negro y salado se redujo hasta el punto de que la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) tuvo que integrar el sitio al Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP) para proteger este valioso ecosistema, que es refugio de camarones, peces, moluscos y muchas otras especies marinas, afirmó Alcibiades Rodríguez, presidente del grupo Deumsa.

Los asociados de la organización se propusieron rescatar las áreas perdidas del manglar sin dejar de hacer uso de sus recursos.

El grupo conformado por ocho personas fabrica carbón verde. Y digo verde no por el color del producto, sino por el método que se utiliza para fabricarlo.

EL MÉTODO

La pregunta que muchos se estarán haciendo en este momento es ¿cómo lo hacen? Bien, el primer paso es la escogencia de los árboles. Sólo se cortan los que están enfermos, aquellos que tienen comején u hongos. En el lugar donde se tala uno, se planta una semilla nueva, aseguró Barría. No se tocan los árboles jóvenes. La razón es simple: de ellos se saca la semilla para reforestar el área que ha sido talada, advirtió la dama.

Pero esto no es todo. El proceso completo incluye prácticas sostenibles. Para la quema del carbón, se ha construido un horno subterráneo que no permite que el humo de la leña de mangle llegue a la atmósfera; es decir, se reduce las emisiones.

Lo más interesante es que durante la quema se colecta un vinagre vegetal que sale de la leña, el cual sirve de nutriente para los suelos y que será puesto en venta en los próximos meses para ser utilizado como fertilizante.

EL PRECIO

Luego se empaca en bolsas de ocho libras que se vende en el supermercado Riba Smith a un precio de $3.95 bajo el nombre de carbón rojo de Sajalices.

El proyecto empezó en marzo de este año con el apoyo del Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial. Por ahora, están vendiendo alrededor de 300 bolsas por mes. Esto representa en dinero un estimado de $900 mensuales. Sin embargo, el grupo espera aumentar la demanda de pedidos y, además, se prepara para emprender nuevos retos de negocios, señalo Barría.

PRODUCCIÓN DE MIEL

De hecho, en octubre, colocaron algunas colmenas de abejas dentro del manglar para empezar a producir miel en el verano. Además, confían en que también podrán colocar el vinagre vegetal en el mercado.

Si usted está interesado en adquirir los productos del grupo Deumsa puede hacer los pedidos a la secretaria del grupo al número 6735-4492. Los precios de venta, ya sea para las personas o empresas, oscilan en $3.00 por cada bolsa de ocho libras de carbón.