25 de Oct de 2021

Planeta

Amenaza sobre los tiburones

Los tiburones son especies que aparecen de manera regular en las capturas de la pesca artesanal e industrial en nuestro país (Panamá). D...

Los tiburones son especies que aparecen de manera regular en las capturas de la pesca artesanal e industrial en nuestro país (Panamá). De manera dirigida o incidental la captura de tiburones se ha convertido en un reto importante en manejo de pesquerías, pues el alto precio que se paga por sus aletas y carne es un factor que lleva a su comercialización ante las bajas capturas de otras especies.

Al menos 14 especies de tiburones son capturados por la flota artesanal que opera en el golfo de Chiriquí, ya sea con redes agalleras o palangres de fondo y superficie. De estas especies, la más impactada es Sphyrna lewini, conocida como tiburón martillo común o gorrua.

Algunos datos sobre la biología de esta especie nos permiten poner en perspectiva el impacto de la pesca sobre la misma. Es una especie vivípara, lo que implica que dan a luz a sus crías y cada parto puede liberar hasta 32 neonatos (tiburoncitos), lo cuales nacen con una talla de 41 a 51 cm de longitud total. Vive en mar abierto y se acerca a aguas costeras, estuarios y manglares para dar a luz y los neonatos se mantienen en esta zona donde son capturados pos la pesca artesanal. La talla máxima reportada es de 430 cm de longitud total y alcanza la madurez sexual, en los machos entre 170 y 190 cm y en hembras a los 223 cm.

En el golfo de Chiriquí, el 58% de los tiburones capturados pertenecen a esta especie y el 99% de los individuos capturados son inmaduros, neonatos o juveniles que no se han reproducido.

Estudios recientes en el golfo de Chiriquí identificaron que el tiburón martillo se captura en tallas entre 18.0 a 216.0 cm de longitud total, con un promedio 66.33 cm y mayor frecuencia de captura de individuos entre 40 y 60 cm, que son tallas muy cercanas a la talla de nacimiento. Si analizamos las tallas capturadas por arte de pesca nos encontramos que con las redes agalleras se capturan individuos más pequeños que con los palangres, sean de fondo o superficie, pero aún así, casi todos los individuos son inmaduros.

¿Qué hacer ante esta realidad? Sólo a través del ordenamiento de la pesquería podríamos enfrentarla. Hay que proponer mesas de diálogo entre todos los sectores involucrados: autoridades, académicos, empresarios y pescadores para sentarnos a planear estrategias y proponer soluciones que disminuyan la captura de los tiburones, pues si continúa su captura al ritmo actual pasarán a ser parte de la historia de la pesquería. Hay que identificar zonas y momentos de reproducción para establecer estrategias para el manejo de estos sitios y épocas. Para permitir que la especie se siga reproduciendo y sean habitantes de nuestros mares y no parte de la historia.