Temas Especiales

29 de Ene de 2023

Planeta

Sostenibilidad corporativa, en la agenda

Cuando los gobiernos se reúnan en Río +20, en junio, un resultado decisivo, positivo y clave para el planeta y sus habitantes podría ser...

Cuando los gobiernos se reúnan en Río +20, en junio, un resultado decisivo, positivo y clave para el planeta y sus habitantes podría ser el logro de un compromiso global respecto a los informes de sostenibilidad corporativa.

Desde la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro, en 1992, un número creciente de empresas ha venido incorporando los temas ambientales, sociales y de gobernanza a sus operaciones y modelos de negocio.

Alrededor de una cuarta parte de las empresas encuestadas por Bloomberg está incluyendo y divulgando algunos de estos elementos en sus informes anuales junto con los flujos de efectivo, las deudas y los pasivos.

Mientras tanto, varias bolsas de valores, desde Estambul y Johannesburgo a Sao Paulo y Singapur, están exigiendo un compromiso serio en los temas ambientales, sociales y de gobernanza, por parte de sus empresas cotizadas.

También han surgido índices de sostenibilidad en algunas agencias de evaluación internacionales y bolsas de valores, incluyendo el Índice de Sostenibilidad del Dow Jones, el FTS4Good y el Índice Global de Sostenibilidad del NASDAQ.

Este avance es bienvenido: permite a los fondos de pensiones, accionistas y otros inversores, escoger empresas en las que la sostenibilidad es primordial– entre otras razones porque hay buenas evidencias de que estas empresas funcionan mejor, gestionan los recursos naturales de manera más eficiente, han reducido la huella de contaminación, son menos propensos a las crisis en un mundo globalizado y menos vulnerables al riesgo de mala reputación.

También está ayudando a los gobiernos a través de una amplia gama de desafíos, desde cumplir los objetivos de emisiones de gases de efecto invernadero, al monitoreo de mejoras en salud y seguridad para trabajadores en todos los sectores y regiones geográficas. Sin embargo, no es suficiente: de hecho, la Corporate Sustainability Reporting Coalition (Coalición Corporativa de Informes de Sostenibilidad) -una alianza de fondos de pensiones e inversores con dos billones de dólares en activos bajo su gestión, junto con agencias de la ONU y diversas ONG- concluye que los acuerdos voluntarios existentes han alcanzado sus límites.

El momento es propicio para un marco de política global sobre los informes de sostenibilidad corporativa, y es esencial a fin de entregar la información, la transparencia y la comparabilidad básicas necesarias para seguir adelante y ayudar a acelerar la transición hacia una economía verde global. ¿Por qué? En primer lugar, varios países, entre ellos China, Dinamarca, Ecuador, India, Noruega, Singapur y el Reino Unido han creado recientemente leyes, procedimientos, directrices y normas, en consonancia con la convención propuesta. Estas herramientas deben ser bienvenidas. Pero lo que necesitan los negocios no son muchas normas diferentes, sino un acuerdo global común sobre la elaboración de informes. Será más eficaz y tendrá menor coste.

En segundo lugar, muchos de los componentes que sostienen un marco global potencial ya existen, a través de esfuerzos voluntarios como la Iniciativa de Reporte Global fundada por el PNUMA, la Global Compact, el Carbon Disclosure Project, el International Integrated Reporting Council, que aboga por los informes integrados- constituyendo una representación holística de la situación de una compañía y, respecto a los informes de sostenibilidad, un peldaño para lograr dicha representación.

En tercer lugar, una encuesta realizada en la bolsa halló que el 80% de los encuestados quería un enfoque global de los informes de sostenibilidad; solo el 30% se opuso a que se convirtiera en preceptivo.

DIRECTOR DEL PNUMA