Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Planeta

Pesca ilegal... amenaza en Coiba

PANAMÁ. Ni las leyes ni las sanciones parecen ser suficientes para detener la pesca ilegal en el Parque Nacional Coiba. Los piratas de l...

PANAMÁ. Ni las leyes ni las sanciones parecen ser suficientes para detener la pesca ilegal en el Parque Nacional Coiba. Los piratas de los recursos marinos continúan ingresando a este sitio de refugio y reproducción de especies sin medir las consecuencias que esta acción puede ocasionar al ecosistema.

Finales de febrero fue trágico para la reserva. El día 26 se halló una embarcación con una considerable cantidad de productos marinos dentro de los límites del parque. No habían pasado 8 días cuando se le decomisó a otra nave artes de pesca ilegales en la misma zona. Si se abre un proceso serían los expediente número 73 y 74. Desde el 2004, cuando Coiba fue declarado Patrimonio de la Humanidad, hasta ahora se han abierto 72. ¿Cuántos han sido procesados? Se desconoce. Ernesto Álvarez, asesor legal de la ANAM, no suministro la información. Se excusó diciendo que no manejaba la cifra exacta al momento de nuestra llamada telefónica.

De acuerdo con las estadísticas suministradas por el administrador del parque, Santiago Rojas, en los últimos tres años se han retenido 26 barcos pescando de forma ilegal. En el 2010 hubo ocho casos, en el 2011 diez y en el 2012 se dieron ocho.

Aunque la mayoría de las embarcaciones retenidas son pequeñas, es decir, aquellas que se dedican a la pesca artesanal, también se han detectado cinco casos de barcos industriales. Se trata del Miriam 3, Capitán Rolando, América 1, América 2 y América 3, todas con bandera de Costa Rica.

FALTA DE RECURSOS

Para controlar la actividad, tres funcionarios de ANAM, cinco soldados del Servicio Aeronaval y un miembro de la Policía Nacional patrullan a diario los alrededores del área protegida. Pero esto no es suficiente. Zuleika Pinzón, directora ejecutiva de la fundación MarViva, dice que se está haciendo un esfuerzo por controlar este delito, sin embargo, reconoce que hacen falta más recursos para cumplir con esta labor. ‘No hay personal, ni lanchas, ni combustible para hacer los patrullajes’, expresó la activista ecológica de MarViva.

La pesca ilegal en Coiba se produce cuando una embarcación ingresa una milla antes de los límites establecidos para la reserva.

SANCIONES

Esa milla es considerada una zona de crianza de especies marinas. Pero, ‘los pescadores no entienden que los peces que estamos cuidando dentro de esta milla son los que ellos van a extraer más tarde’, dijo Rojas.

La actividad es sancionada con penas que van desde mil hasta $10 mil. Además, se hace el decomiso del producto. Lo que se le quita a las embarcaciones se dona. Si se trata de aletas de tiburón se incinera.

Esta actividad tiene riesgos, ‘pone en peligro la biodiversidad existente’. Si se extraen recursos marinos de las áreas protegidas, que son lugares de refugio y reproducción de criaturas marinas, ‘podrían quedar exterminadas muchas especies’, indicó el administrador del parque.

Rojas reconoce que hay que sensibilizar a los pescadores sobre la importancia de proteger la reserva para garantizar el futuro de la actividad pesquera.