Temas Especiales

28 de Nov de 2020

Planeta

ANAM fija plan sostenible de pesca en la isla de Coiba

PANAMÁ. Luego de constantes llamados de parte de organismos conservacionistas, entre ellos la Organización de Naciones Unidas para la Ed...

PANAMÁ. Luego de constantes llamados de parte de organismos conservacionistas, entre ellos la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés), sobre la conservación de los recursos de la isla de Coiba, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) ordenó implementar un Plan de Aprovechamiento Pesquero Sostenible del Parque Nacional Coiba.

La iniciativa, impulsada por la organización MarViva en conjunto con la ANAM y demás organismos no gubernamentales, tiene como objetivo propiciar el aprovechamiento sostenible de los recursos pesqueros a través del ordenamiento y regulación de las prácticas extractivas en esta reserva, localizada en las aguas del Océano Pacífico de la provincia de Veraguas.

‘Las acciones de incidencia que promueve MarViva en los tres países y el trabajo con la Autoridad del Ambiente y demás socios clave interesados en el proceso, fueron clave para lograr que se emitiera la orden de implementar el referido plan, con el fin de propiciar la gestión sostenible de los recursos marinos en tan importante área protegida’, manifestó Nikolas Sánchez, gerente de Incidencia Política de MarViva en Panamá, tras la promulgación de la orden.

El documento, cuyo contenido contempla el establecimiento de tarifas, procedimientos, herramientas y demás instrumentos relativos a la actividad pesquera artesanal, científica, deportiva recreativa y deportiva turística dentro de los límites del Parque, fue proclamada mediante la Resolución AG-0406-2013 de 25 de junio de 2013 en la Gaceta Oficial 27464-A de 31 de enero de 2014.

‘Dada la importancia social y económica de los recursos pesqueros de PN Coiba, como fuentes de proteínas, empleo e ingreso de las comunidades del área de influencia del parque, se requiere que los usos extractivos de dichos recursos se regulen, a fin de lograr un aprovechamiento sostenible, asegurando, velando, manteniendo, conservando y fiscalizando. Esto se lleva a cabo mediante otorgamiento de permisos de licencias y regulando las artes de pesca de embarcaciones, volumen, nivel de esfuerzo, zonificación y estacionalidad’, detalla textualmente el acuerdo establecido en la Gaceta, desde la semana pasada.

Dicho plan —según Sánchez— empezará a regir después de los noventa (90) días calendario de su publicación y trabajará arduamente en su divulgación con el fin de poner en conocimiento a todos los usuarios interesados en la actividad pesquera dentro del Parque Nacional Coiba.

‘La Fundación MarViva como representante de las organizaciones no gubernamentales ambientalistas panameñas que contribuyen con la protección y conservación del Parque en el Consejo Directivo, seguirá promoviendo acciones para que en los próximos meses la divulgación se dé a través de los canales y estructuras como la Plataforma de Coordinación Interinstitucional, acercamiento con los usuarios, medios de comunicación, entre otros’, recalcó Sánchez.

ACTIVIDADES PERMITIDAS

Según el plan establecido —dice Ricardo A. de Ycaza— director de Proyectos e Investigación de la ANAM, las actividades de pesca permitidas en el parque son: pesca de subsistencia, pesca artesanal y pesca científica. Se entiende que los recursos pesqueros del parque son limitados, por lo que su aprovechamiento puede enfocarse en aquellas especies explotadas comercialmente en la actualidad. Se impulsará la realización de estudios técnicos y científicos con el propósito de obtener la información necesaria para el adecuado manejo de los recursos. Al ser cuestionado si este plan fue establecido por presiones de la Unesco sobre la conservación de los recursos del Parque Nacional Coiba, De Ycaza se limitó a decir que ‘con o sin la presión de la Unesco este plan de aprovechamiento pesquero es una necesidad para asegurar la sostenibilidad de los recursos marinos dentro del Parque’.