Temas Especiales

12 de May de 2021

Planeta

Flamencos en Miami vuelven a poner huevos, tras cinco años

Esta fue la segunda vez que Testa usó los huevos de yeso, luego de haberlos probado con éxito hace dos décadas

Flamencos en Miami vuelven a poner huevos, tras cinco años
Los flamencos ( Phoenicopteriformes ) habitan en todos los continentes, a excepción de Australia.

Los flamencos del parque Hialeah, una de las imágenes representativas de Miami, volvieron a poner huevos, luego de cinco años sin reproducirse, y su cuidador asegura a la AFP que fue gracias a un truco: huevos de yeso.

Las aves del parque, de patas y cuello largos, plumaje rosado y naranja y pico negro, conocidas por aparecer en los créditos de apertura de la serie Miami Vice y varias películas de Hollywood, dejaron de poner huevos repentinamente en 2009, relata Dennis Testa, encargado de operaciones del Hialeah Park Racing and Casino. ‘Había que intentarlo todo’, explica Testa, quien lo primero que hace en las mañanas al llegar al parque es ir en su carro de golf a visitar a los casi 300 flamencos, que viven en una pequeña isla con palmeras en un lago, rodeado por la pista para carreras de caballos en este parque inaugurado en 1925.

Esta fue la segunda vez que Testa usó los huevos de yeso, luego de haberlos probado con éxito hace dos décadas cuando los animales pasaron varios años sin reproducirse. En ese momento Testa, sin mayores conocimientos científicos, pero con la experiencia de haber convivido con los flamencos desde que llegó con su familia a los siete años de edad en 1958 al parque, donde su padre consiguió trabajo, consultó a expertos sobre la sequía de huevos, sin resultados. Entonces su padre y él decidieron recrear las condiciones en las que se reproducen: colocaron rociadores de agua en las palmeras para simular lluvia, ya que estas aves se aparean en época de precipitaciones, construyeron sus típicos nidos de barro con forma de volcán y culminaron la labor desperdigando huevos de yeso.

‘Una semana después, comenzaron a poner huevos. Funcionó’, recuerda Testa al borde del lago, desde donde se pueden escuchar los potentes graznidos de los flamencos. De vez en cuando alguno de ellos se levanta y deja ver el huevo de gran tamaño que está empollando.

En esta nueva oportunidad, repitió el plan con resultados positivos, afirma. La semana pasada los empleados del parque contaron 63 huevos y los pichones deberían salir del cascarón en julio.

Por su parte, científicos indicaron que sin realizar estudios es difícil determinar con certeza si los falsos huevos dieron a las aves el impulso que les faltaba. ‘Esa puede ser la razón, o puede ser que decidieran que este año volverían a reproducirse’, dijo Jim Dunster, encargado de las aves en el zoológico de Miami.

La reapertura de la pista para las carreras de caballos en 2009, luego de ocho años de clausurada, puede haber perturbado sus patrones de conducta ‘y les puede haber tomado años ajustarse’, señaló Dunster.

Algunas veces las aves necesitan señales de que otros pájaros se están reproduciendo para seguir el ejemplo, explicó de su lado Peter Frederick, profesor de fauna salvaje en la Universidad de Florida. ‘Lo que sé es que funcionó antes, funcionó de nuevo esta vez, y eso es suficiente para mí’, zanja Testa, quien deja ver su emoción al referirse a los animales, cuyo cuidado es solo una pequeña parte de su trabajo en el parque que, al poseer un casino, está abierto 24 horas los siete días de la semana.