Temas Especiales

22 de May de 2022

Planeta

La pesca en Panamá es un 40% mayor que lo reportado

Un estudio estima que este porcentaje se debe a que muchas de las capturas pesqueras no se reportan

La pesca en Panamá es un 40% mayor que lo reportado
Esta imagen ilustrativa muestra la actividad pesquera en Panamá.

Entre 1950 y el 2010, la pesca en Panamá era tan abundante que era difícil llevar la cuenta de un tercio de las capturas. Así lo reveló un reciente estudio del Instituto de Ciencias de Investigaciones Tropicales Smithsonian (STRI), que además señala que el porcentaje de pesca de ese período podría ser mayor que el reportado hasta el momento.

La investigación sale luego de que hace poco este diario publicó un informe de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) que da algunas alternativas pesqueras que podrían contribuir con el establecimiento de la pesca sostenible en territorio panameño y en el cual la bióloga Claudia Stella Beltrán T., autora del proyecto, dijo que ‘Panamá tiene amplias posibilidades de desarrollo, en particular de la acuicultura marina’.

LA INVESTIGACIÓN

Después de tres años compilando datos oficiales y docenas de estudios de pesca no reportada, Héctor Guzmán del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales y sus colegas Sarah Harper, Kyrstn Zylich y Dirk Zeller, de la Universidad de British Columbia, estiman con cautela que casi el 40% de la captura total — incluyendo el atún, la langosta, los mariscos y el tiburón— no se reportan.

‘Nuestra estimación de los componentes faltantes y no reportados es conservadora, así que es probable que todavía sea una subestimación de lo que se ha eliminado’, comentó Harper, del proyecto Sea Around Us del UBC. Harper fue la autora principal del estudio publicado en Marine Fisheries Review . Guzmán, Zylich y Zeller de la UBC fueron coautores del estudio.

Por otro lado, señalaron que la discrepancia se debe a la poca información de pesca incidental por buques comerciales y a la escasez de datos de pesca recreativa y artesanal que existe.

Señalan, además, que la pesca ilegal de embarcaciones extranjeras y con bandera panameña que operan desde puertos extranjeros, también juegan un papel importante. ‘Esta es la primera línea de base pesquera realizada para Panamá. Esperamos promover un diálogo abierto e incluyente para implementar la gestión de herramientas para la pesca sostenible’, expresa Guzmán, asegurando no ‘estábamos sorprendidos por los resultados alarmantes’.

RECOMENDACIONES

Los científicos recomendaron una reorganización general del sector de la pesca, para lograr una mejor supervisión, planificación y vigilancia de las zonas de pesca y zonas marinas protegidas mejor gestionadas. Por su parte, Guzmán agregó que el acortamiento de licencias comerciales de pesca Carte Blanche, que a veces ni discriminan en las especies, también ayudaría.

ANTECEDENTES PESQUEROS

En Panamá, la pesca industrial se desarrolló en la década de 1960, con la pesca de arenque y anchoas (producción de harina de pescado y aceite); y la de vieira alcanzó su ápice en los años de 1980, pero en 1991 se desplomó, sin poder recuperarse. En tanto que el camarón, el atún, la langosta y el cultivo de caracol marino sigue en declive, hoy día. Mientras que los tiburones son relativamente nuevos objetivos, especialmente los martillo, para la venta de sus aletas en el extranjero. A menudo se pescan en las zonas costeras, incluidos los criaderos vulnerables.

‘Probablemente exista una importante falta de información de las capturas por parte de los buques nacionales y posiblemente, un gran número de tiburones son capturados por buques extranjeros que operan ilegalmente en aguas panameñas’, dicen los autores.

Para los investigadores, la falta de información correcta sobre las capturas no es exclusiva de Panamá y el mejoramiento de la vigilancia no tiene que ser prohibitivamente costoso. ‘Los países con recursos limitados aún pueden vigilar eficazmente sus pesquerías mediante la aplicación de encuestas periódicas, no anuales’, indicaron. ‘Para que Panamá retenga el significado de su nombre (‘abundancia de peces’), la gestión de la pesca tiene que hacer mejoras sustanciales’.