Temas Especiales

28 de Mar de 2020

Planeta

Gobierno debe dar más apoyo, dice FAO

Panamá ha avanzado en la introducción de los sistemas de ganadería sostenible, pero el gobierno deberá dar más apoyo a su implementación

Gobierno debe dar más apoyo, dice FAO
En Panamá se lleva a cabo el Plan Estratégico del Sector Agropecuario.

Panamá se encuentra detrás de Nicaragua y Costa Rica en la introducción de herramientas Silvopastoriles (SASP), señaló un estudio reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

BENEFICIOS

  • Ventajas económicas y ambientales de los sistemas silvopastoriles.
  • Mejoran la gestión ganadera, disminuye la tasa de deforestación, mejoran el uso del suelo y restauran las tierras degradadas.
  • Las plantas forrajeras como sorgo, maíz, caña de azúcar, etc., son una alternativa para alimentar el ganado vacuno.

‘Panamá ha avanzado, pero se requiere hacer más', indicó, por su parte, Tito Díaz, director de la FAO para Mesoamérica. en el marco de la VI Reunión de la Agenda Global para la Ganadería Sostenible, el pasado mes de junio.

Hasta el momento, las herramientas SASP han sido impulsadas mayormente a través de experiencias promovidas por organismos de cooperación internacional, organismos no gubernamentales e instituciones de investigación.

‘Hace falta que el gobierno haga más', señaló el estudio de la FAO, que no obstante, sitúa al país por encima de Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras, a los que cataloga de nivel bajo en su adopción, mientras que a Panamá, Nicaragua y Costa Rica los ubica en el nivel medio.

BENEFICOS DE SASP

Estudios de la FAO han demostrado las ventajas ambientales, económicas y sociales que poseen los SASP como herramienta para mejorar la gestión de la ganadería, disminuir la tasa de deforestación, mejorar el uso del suelo y restaurar las tierras degradadas, entre otros aspectos.

Los sistemas silvopastoriles consisten en reemplazar el método de ganadería basada en pastos o praderas artificiales por un ecosistema más rico, que mezcla estos con arbustos y árboles forrajeros y numerosas especies de herbívoros.

En América Latina, durante las últimas décadas del siglo XX, grandes extensiones de tierra fueron taladas para dar paso a la ganadería extensiva basada en pastos.

Esto produjo severos problemas de deforestación, pérdida de biodiversidad, iniquidad, social, baja productividad de la tierra y aumento de las temperaturas, en un nivel sin equivalencia en ninguna otra región del mundo en términos de su magnitud.

En Centroamérica, aunque durante los últimos 25 años, se ha visto un incremento en la producción de carne y leche, esto se ha logrado a través del aumento del número de cabezas de ganado y de la superficie de pastos.

En los últimos diez años, el número de cabezas de ganado en la región ha aumentado en más de un 30%, para llegar a dominar un 20% del suelo de la región y un 46% del total de áreas agrícolas (18,4 millones ha).

La ganadería extensiva también está acusada de contaminar el medio ambiente debido a las producciones de metano. En estos caso, los rumiantes no son los culpables sino el sistema de alimentación diseñado basado en el monocultivo de gramíneas mejoradas con una alta demanda de fertilizantes químicos y la elevada suplementación de cereales, así como los sistemas extensivos con baja digestibilidad y conversión con base de gramíneas.

La reconversión de la ganadería extensiva hacia el SASP es una preocupación prioritaria de la FAO.

En Panamá, se han dado experiencias positivas con la siembra de Acacia mangium en potreros del pasto B. humidicola que han mejorado el la calidad del forraje y los contenidos de fósforo y nitrógeno en el suelo en comparación con monocultivos de la misma especie de gramínea.

Previo a su salida, el exministro de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Jorge Arango, aseguró que la institución estuvo enseñando a los ganaderos de las diferentes provincias, en especial los de las zonas más afectadas, como Los Santos, sobre los cultivos de las diferentes alternativas de plantas forrajeras que pueden utilizar para alimentar el ganado vacuno (sorgo, maíz, caña de azúcar, etc.).