La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Planeta

Donoso, nuevo hábitat de la harpía

Científicos del proyecto Águila Harpía del Fondo Peregrino prolongarán el estudio de las aves  halladas en una mina en Donoso. Se monitorean con radiotelemetría satelital

El estudio del aguila harpía permitirá la conservación de la especie.

La  familia de  águilas harpía identificada en la  zona de concesión minera de Donoso, en Colon, ha recibido nuevo  respaldo del Fondo Peregrino y la empresa extractora en el área.
Juntos van a prolongar el monitoreo de los dos adultos y el juvenil que se identificaron en la zona en 2010.

Con 29 meses, la cría de la primera pareja bajo estudio fuera de la provincia de Darién,  donde se mantiene su hábitat, no ha dejado todavía el nido y los especialistas consideran que estudiar su comportamiento es fundamental para la conservación y protección de la especie, en peligro de extinción.
   
Según    José de J. Vargas,  del Proyecto Águila Harpía del Fondo Peregrino,  esta investigación, que se inició en  2010 con el hallazgo del nido de la pareja de harpías en la zona de la mina,  está dirigida  a colectar  datos etológicos de los adultos en el sitio reproductivo y dar seguimiento al juvenil de 29 meses de edad, a través de radiotelemetría satelital, con el objetivo de   conocer más sobre la especie y asegurar su preservación.

La investigación tiene como  metas principales evaluar la supervivencia de los miembros de esta familia de águilas harpía; colectar datos  durante el periodo reproductivo y evaluar la utilización del hábitat que emplean los individuos de esta región.

En el caso del  águila juvenil, su desarrollo se dio de manera natural y   ya está en su fase de independencia y dispersión, apuntó la Fundación.

El ciclo fue documentado desde que los adultos iniciaron el cortejo, en julio de 2014. Para ello, agregó Vargas, el  personal científico y técnico de Minera Panamá, S.A. y de Fondo Peregrino ha   seguido   el comportamiento de los adultos y de la cría en las diferentes etapas del ciclo reproductivo (cortejo, incubación y crianza).

En los primero años de estudio, se detectó que durante todo el ciclo reproductivo los adultos proveyeron suficiente comida a la cría, lo que aseguró su desarrollo óptimo y el   proceso de su independencia.

La cría  fue alimentada principalmente por perezosos de dos y tres garras, monos aulladores y cusumbos, entre otras especies arbóreas.

En la investigación se invierten unas  325 horas de esfuerzo humano, con metodologías que minimizan el estrés de la especie.

Respecto a los  adultos del nido estudiado, en mayo de 2017, el especialista apuntó  que se detectaron  nuevamente comportamientos  de un nuevo ciclo reproductivo. Se les observó intercambiando alimento en el nido, vocalizando y copulando.   “Esta información permite sugerir que a  pesar de  las alteraciones en los hábitats circundantes, esta pareja de águilas arpías posee suficiente disponibilidad de presas para mantenerse en el área”, apuntó el especialista.

En  Panamá, el águila harpía (Harpia harpyja) es considerada  una especie en peligro de extinción. Internacionalmente, posee diferentes categorías de amenaza, que van desde una especie “casi amenazada” hasta “extinta localmente”. Está listada en el Apéndice I de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) y la Red Mundial de Información de Aves Rapaces  la considera como una especie dependiente de conservación.

En Panamá, la población más grande silvestre confirmada se localiza en la vertiente del Pacífico de la provincia de Darién, hallazgo que han realizado científicos y técnicos panameños del Fondo  Peregrino, en conjunto con las comunidades indígenas emberá  y  wounaan.

Por ello y para concienciar a la población sobre la situación de la especies, Vargas  destacó que los resultados de este estudio se divulgarán en  un lenguaje sencillo para ser utilizados como base teórica en el desarrollo de  actividades de educación ambiental planificadas para esta región del país. Asimismo, trimestralmente se están desarrollando actividades de educación ambiental en los centros escolares y en las comunidades locales de  Donoso.
Vargas destacó la  importancia de la protección de la zona de anidación para el futuro del águila  harpía.

El Fondo  Peregrino es una organización de trayectoria mundial en el manejo y conservación de aves rapaces.