Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Salud

Información nutricional, herramienta eficaz para seleccionar alimentos saludables

El etiquetado de los alimentos aporta información sobre la identidad y contenido del producto, y sobre cómo manipularlo, prepararlo y consumirlo de manera inocua

Nutrición
La evaluación nutricional es la mejor manera de determinar si efectivamente se están cumpliendo las necesidades nutricionales de las personas.Cortesía

Una buena nutrición es la primera defensa contra las enfermedades y nuestra fuente de energía para vivir y estar activo. La evaluación nutricional es la mejor manera de determinar si efectivamente se están cumpliendo las necesidades nutricionales de las personas. Esta proporciona información actualizada, de alta calidad y basada en la evidencia, para la planificación, el seguimiento y la evaluación de los programas con el objetivo de erradicar el hambre y la reducción de la carga de la malnutrición”, detalla la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) en su portal web.

Es por ello, que el organismo de la ONU promueve el etiquetado de los alimentos como una herramienta eficaz para proteger la salud de los consumidores en materia de inocuidad alimentaria y nutrición.

“El etiquetado de los alimentos aporta información sobre la identidad y contenido del producto, y sobre cómo manipularlo, prepararlo y consumirlo de manera inocua. Con el aumento del comercio mundial y la desaparición del modelo tradicional de relación cara a cara entre productores de alimentos y los consumidores, existe una mayor necesidad de crear etiquetas alimentarias que puedan ser confiables y que no resulten engañosas”, redacta la FAO.

En 2014, en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2), los gobiernos afirmaron que “es necesario potenciar el papel de los consumidores mediante información y educación sobre salud y nutrición mejoradas y basadas en datos objetivos para hacer posible la adopción de decisiones informadas sobre el consumo de productos alimenticios a fin de seguir prácticas alimentarias saludables", puntualiza la FAO, organismo que colabora con la Organización Mundial de la Salud para asesorar a la Comisión del Codex Alimentarius sobre cuestiones técnicas y normativas relacionadas con el etiquetado de los alimentos.

Para poder acceder a las opciones más saludables en el mercado, Susan Bowerman, dietista y directora senior, educación y capacitación mundial sobre la nutrición, brinda consejos eficaces a la hora de comprar los alimentos.

El primero es leer la información nutricional de los paquetes. Esta es una de las mejores herramientas para seleccionar alimentos nutritivos y comparar diferentes productos. Puede analizar factores tales como calorías y contenido de grasa, proteína y azúcar entre marcas, lo que le ayudará a tomar decisiones más inteligentes. Entender la etiqueta de los alimentos puede ser difícil. Investigar un poco los términos de la etiqueta de los alimentos puede ayudar a saber a qué estar atento.

Reemplace con alimentos saludables. Si opta por la versión con menor contenido de grasa de los alimentos que come habitualmente, como aderezos para ensaladas, untables, lácteos e inclusive postres, puede ahorrar muchas calorías. Una taza de leche entera tiene 150 calorías y casi 7 gramos de grasa; la leche descremada tiene 90 calorías y cero grasa.

"Si cambia la carne picada común por pechuga de pavo picada, puede reducir casi 10 gramos de grasa y 100 calorías por porción de 3 onzas. Ingerirá menos calorías y mucha menos azúcar si compra yogur natural y le agrega frutas y endulzante en lugar de la variedad ya endulzada", comenta la dietista especializada en un comunicado.

Incorpore más proteínas vegetales y reemplace almidones refinados por cereales integrales. Pruebe consumir arroz integral, pasta de trigo integral, pan y galletitas de trigo integral, quínoa y avena en lugar de cereales para el desayuno con semolina, recomienda.

Elija alimentos de estación. Cuando se trata de frutas y verduras, por lo general son más frescos, a menudo conservan más nutrientes y son menos costosos que los productos que están fuera de temporada. Si tiene un mercado de productores cerca, es posible que las frutas y verduras sean más frescas que las de los supermercados, es decir, las verduras no se pudren tan rápido y los alimentos conservan su valor nutricional. También es más probable que encuentre nuevas variedades de frutas y verduras para probar. Y eso le ayudará con el próximo paso…

Pruebe una nueva fruta o verdura una vez por semana. Si no está listo para incorporar un alimento totalmente nuevo, puede comenzar gradualmente con una variedad diferente o relacionada con un alimento conocido. Todas las frutas y verduras son únicas en términos de los fitonutrientes saludables que ofrecen; por eso la variedad es realmente importante para una buena salud.

"Si siempre prepara la ensalada con lechuga iceberg, opte por lechuga romana o espinaca baby verde oscuro. Pruebe una nueva variedad de repollo o manzana, o cocine coliflor morada en lugar de la blanca habitual", enfatiza.

Encuentre formas de incorporar más pescado a la dieta. El atún y el salmón enlatados se pescan en su medio natural, son buenas fuentes de omega 3 y también son prácticos y accesibles. Agregue atún enlatado a la salsa de la pasta en lugar de carne picada o incorpore salmón enlatado a la ensalada para un plato principal rápido, saludable y liviano.

"Una vez que cuente con buenos ingredientes saludables en casa, puede convertir la elaboración del menú o la preparación de las comidas en un actividad familiar", la nutricionista en el comunicado.

Etiquetado para reducir el desperdicio de alimento

Los fabricantes de alimentos utilizan el marcado de la fecha para informar a los operadores posteriores de la cadena alimentaria sobre la vida útil adecuada de un alimento. El Codex Alimentarius proporciona orientación sobre dos fechas clave: la "fecha de consumo preferente" y la “fecha límite de utilización" o "fecha de caducidad", menciona la FAO en su portal web.

Según publica el organismo, el marcado de la fecha en las etiquetas también está relacionado con el desperdicio de alimentos.

Un estudio realizado por la Comisión Europea estimó que el marcado de la fecha está relacionado con aproximadamente un 10% del total de los alimentos desperdiciados en la Unión Europea. “El desperdicio de alimentos puede ser consecuencia de una interpretación errónea del consumidor o de la forma en que los operadores de las empresas alimentarias y los organismos reguladores utilizan las marcas de fecha. Educar a todas las partes interesadas de la cadena de suministro sobre la diferencia entre "Consumo preferente antes de..." o "Consumir antes de..." y "Consumir antes de..." o "Expira el..." ayuda a prevenir y reducir el desperdicio de alimentos”, detalla el estudio según la FAO.

Nutrición
La información nutricional permite a las personas escoger alimentos libre de grasas.Pixabay

En respuesta a los elevados niveles de desperdicio de alimentos, muchos países han establecido sistemas de recuperación y redistribución de alimentos. Algunas de las operaciones relacionadas dependen en gran medida de las marcas de fecha de las etiquetas que permiten obtener ("recuperar") alimentos cuya fecha de “consumo preferente” pasó.

En los países en los que la legislación alimentaria así lo permite, dichos alimentos pueden “redistribuirse” para su consumo, ya que no afectan a la salud humana, incluso si se consumen después de esa fecha.

De modo que la elección de lo que vas a comer depende de ti y de cuanto deseas llevar una vida saludable.