Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Salud

El asma y la falta de adherencia al tratamiento

Se trata de una enfermedad respiratoria crónica. Entre las principales causas de poca adherencia al tratamiento indicado están: la dificultad de usar los dispositivos de inhalación o bien cometer errores al momento de inhalar

ASSET-1814928-min_resized_20200507_010816308
El asma es una enfermedad crónica y hereditaria que afecta principalmente a niños menores de cinco años. Cortesía

El asma es una enfermedad que afecta a 235 millones personas a nivel mundial, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de un padecimiento que perjudica las vías respiratorias ocasionando que la persona tenga dificultad para respirar, provoca tos, dolor de pecho y sonidos sibilantes.

Pedro Castrellón, médico general y director médico del Centro de Atención Promoción y Prevención (CAPPS) de la Caja de Seguro Social (CSS) en Capira, mencionó que el asma es una alergia, y los síntomas se manifiestan ante la presencia, por inhalación, de sustancias llamadas alérgenos.

Por un mejor tratamiento

Los tratamientos más recomendados para tratar esta afección son los antiinflamatorios esteroideos, para disminuir la inflamación de los bronquios y los broncodilatadores, a fin de mantener la vía respiratoria despejada; además, en algunas ocasiones el médico recomendará la inmunoterapia, siempre que se demuestre la presencia de algún componente alérgeno, y por último los antihistamínicos, los cuales no controlan el asma pero sí ayudan a disminuir los síntomas, como picor de nariz, estornudos y enrojecimiento ocular, explicó el galeno de la CSS.

Pero, ¿cómo es la adherencia a los medicamentos? Se estima que 40 millones de personas sufren asma en América Latina y el Caribe. “El asma es una enfermedad respiratoria crónica. Si bien existen tratamientos que permiten controlar esta enfermedad, la adherencia al tratamiento, entendida como la forma en la cual el paciente acepta la recomendación y sigue la prescripción, no supera el 30%. Esto supone mayores costos por más consultas médicas y hospitalizaciones por asma. La educación es el pilar fundamental para mejorar la adherencia en Asma”, comentó en un comunicado de prensa Patricio Jimenez, medico neumólogo y miembro activo de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias y de ALAT Medical Advisor de GSK en Chile.

A pesar de las actualizaciones de las pautas de tratamiento para el manejo del asma y de los esfuerzos por concientizar a la población, el porcentaje de control de la enfermedad está entre 39-56% a nivel mundial, en “nuestros países otros factores se suman al control deficiente del asma como: El acceso insuficiente a medicamentos y servicios de salud, así como también la falta de adherencia o cumplimiento del tratamiento”, resaltó el galeno.

Causas de la poca adherencia al tratamiento

Entre las principales causas de poca adherencia al tratamiento indicado para el asma están: la dificultad de usar los dispositivos de inhalación o bien cometer errores al momento de inhalar, requerir varias dosis al día y el uso de varios dispositivos por el mismo paciente.

Debido a esta situación, la calidad de vida del paciente asmático se ve afectada, los pacientes podrían sufrir trastornos del sueño debido a los despertares nocturnos, necesidad de acudir a sala de emergencia por crisis de asma o necesidad de realizar visitas no programadas a su médico tratante.

Las personas con asma adecuadamente controlados están libres de síntomas, no presentan tos por las mañanas o al hacer ejercicios, con frecuencia logran dormir bien sin despertarse, logran disminuir sus ataques o no presentarlos lo que impacta positivamente en su calidad de vida, detalló Jiménez.

Asma y Covid-19

El asma y el Covid-19 es una combinación que podría ser letal, si no se realizan los exámenes pertinentes a tiempo, señaló Castrellón en un comunicado de la CSS.

Añadió que el Covid-19, es un virus que afecta de manera directa las vías respiratorias, teniendo síntomas como tos, fiebre, dolor de pecho, dificultad para respirar y, en algunas ocasiones, molestias en la garganta; es por eso que a las personas que padecen algún tipo de asma se les recomienda tomen las medidas dictadas por las entidades de salud, como usar mascarilla (cambiarla dos o tres veces al día), guantes y el lavado de manos.

Castrellón mencionó que ante cualquier infección viral o bacteriana, que afecte el tracto respiratorio, es desencadenante de crisis de asma bronquial, ya que, de por sí, estas infecciones causan inflamación en todo el árbol respiratorio superior e inferior.

“El, Covid-19 no escapa a esta premisa y considerando la virulencia del mismo, su acción sobre la vía respiratoria causa un mayor efecto negativo en la perfusión de aire-oxígeno, ya afectada, en un paciente con la patología de fondo”, manifestó Castrellón.

Los diferentes tipos de asma, según Castrellón

Asma estacional: Es aquella que se presenta por la inhalación del polen de las plantas

Asma no alérgica: Se desencadena ante la presencia de sustancias irritantes como por ejemplo el humo del cigarrillo o leña, pinturas y productos de limpieza, cambios bruscos de temperatura y el reflujo.

Asma Ocupacional: Se desarrolla cuando una persona realiza ejercicios o alguna actividad física, y los síntomas aparecen poco después de haber terminado la actividad.

Asma nocturna: Esta se da durante la noche, especialmente pasada la media noche.

Asma persistente: Se manifiesta durante todo el año en cualquier circunstancia.

Asma intermitente: Es aquella que aparece una o dos veces a la semana con síntomas breves.

Asma crónica: Los síntomas son continuos y los episodios más severos.

Recomendaciones muy importantes

  • Mantener el distanciamiento social.

  • Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, incluyendo el extremo distal del brazo (más arriba de la muñeca).

  • Uso permanente de mascarilla naso-oral, sobre todo si se ve en la necesidad de salir de casa.

  • Evitar en lo posible, aquellos elementos ambientales, que pudieran provocarle una crisis de bronco espasmo.

  • Evitar tocarse con las manos la cara (boca, nariz y ojos).

  • Permanecer en casa, y de este modo evitar exponerse al contagio con el COVID-19.

  • Ante cualquier síntoma sospechoso dirigirse a cualquier instalación de salud para realizar el hisopado.