28 de Sep de 2022

Tecnología

Hombre móvil

L a adicción al trabajo debe enmarcarse en el contexto de una sociedad que es de por sí un terreno abonado para las dependencias. Hoy dí...

L a adicción al trabajo debe enmarcarse en el contexto de una sociedad que es de por sí un terreno abonado para las dependencias. Hoy día aparte de las adicciones tradicionales están surgiendo patologías ligadas al entorno tecnológico. Muchas de ellas justamente vinculadas a la adicción al trabajo.

Esta conducta dependiente se acrecienta con dispositivos tipo Blackberry, pero sus fanáticos le atribuyen más ventajas que desventajas.

El boom de la BlackBerry y su servicio de total disponibilidad al recibir emails inalámbricamente le ganó el apodo "CrackBerry", parodiando el nombre del crack, la sustancia derivada de la cocaína. No obstante, quienes lo utilizan ya no pueden prescindir de esta combinación de teléfono móvil y organizador personal. Su auge se debe a que hace muy bien una cosa: gestionar correo electrónico en cualquier parte y en cualquier momento.

Blackberry permite leer archivos Word, Excel, PowerPoint, WordPerfect, PDF, ASCII, HTML y ZIP. Con el Explorador de Internet incluido se puede navegar por la web en páginas HTML, dentro de lo que cabe en la pantalla, y además es un teléfono. Por demás bonito

Los dispositivos son ligeros y cómodos de llevar en el bolsillo. La batería dura hasta una semana en espera. Las pantallas tienen cada vez más resolución y las memorias van creciendo. ¡Quien puede resistirse!

Blackberry es sobre todo un producto profesional. Ejecutivos, comerciales y techies que no pueden separarse de su bandeja de entrada ni por un segundo son los más aficionados, pero con el tiempo cada vez más público sucumbe a su tentación. Desde que la empresa Research in Motion lanzó el primer modelo en 1999, BlackBerry ganó popularidad y por ahora es imbatible.