Temas Especiales

26 de Sep de 2020

Tecnología

Las plataformas virtuales, el panorama futuro del sector laboral

Con la expansión del teletrabajo durante la pandemia, el ritmo laboral ha tenido sus altibajos en todas las industrias, lo que sirve como lección para comprender el futuro después del confinamiento para los espacios laborales

Según una encuesta del portal de empleos Bumeran, antes de la pandemia el 67,3% de Latinoamérica no podía aplicar el teletrabajo.Pixabay

Dada la expansión del alcance de las plataformas virtuales y reuniones a distancia, la oficina no se verá de la misma manera una vez se reactive la totalidad de los sectores laborales; las medidas de seguridad y de higiene serán estrictas y la convivencia entre escritorios podrá escasear durante los primeros meses, creando un ambiente hermético y de cautela.

A esto se le suman las diversas reuniones que se llevarán a cabo a través de plataformas como Zoom o Google Meet, que han sido las herramientas extendidas en uso durante la pandemia por el nuevo coronavirus y han moldeado, de forma imprevista, el panorama futuro de rendimiento en las empresas. La configuración de nuevos equipos, creación de salones virtuales y la recalibración de la cultura laboral son pesos que han caído en los hombros de los empleadores y empleados, aún más en aquellos sectores del país donde la conectividad de internet es baja o inexistente.

Con más de cuatro meses de confinamiento a raíz de la covid-19, pensar que la oficina podrá volver a ser lo que una vez fue, es un pensamiento que no puede subsistir, ya que el cambio y la evolución deberán tomar lugar en los planos de las empresas y organizaciones que busquen mantenerse a flote una vez la actividad comercial y de servicio se estabilice. Siendo el teletrabajo una parte esencial de la cultura laboral, ahora más que nunca su integración completa a las empresas tomará fuerza convirtiéndolo en una opción viable para quienes hayan sufrido el cambio de ritmo diario: de pasar cuatro horas en un transporte –público o particular–, a despertar y dirigirse a un cuarto contiguo para comenzar la jornada.

Tras la sanción de la Ley 126 de 18 de febrero de 2020, la implementación del teletrabajo en los manuales de las empresas dentro del territorio nacional se hace necesaria para una preparación casi obligatoria de los empleados de los departamentos que puedan desarrollarse de esta manera, y aporten a la productividad y rendimiento de las organizaciones, aunque los encargados se encuentren en otra locación.

Hablar de teletrabajo se consideró por muchos años como la posibilidad de desarrollar el trabajo de la oficina desde la comodidad del hogar. Para quienes se encuentran a una distancia lejana de la oficina es la opción ideal, sin embargo, en tiempos de coronavirus han aflorado obstáculos que pueden llevar a los colaboradores a tener experiencias deficientes con esta modalidad, entre las cuales se destacan: falta de conectividad de internet, falta de softwares especializados para las tareas requeridas y una comunicación mucho más detallada que antes.

Desde el punto de vista de los empleadores, permitir a los colaboradores estar en distintas locaciones realizando el trabajo asignado podría sentirse como una “pérdida de control”, pero será una adaptación más para un futuro prometedor en el sector laboral, ya que los empleados podrán ser más creativos y productivos al contar con todas las herramientas necesarias sin estar atados a un escritorio (en aquellos puestos que lo requieran), y de esta manera adaptar el trabajo a su vida.

Adaptabilidad y resultados

Al comenzar con la integración de diversas plataformas virtuales para reuniones y supervisión de procesos, una de las incógnitas podría ser si realmente funcionará, pero el aprendizaje de los últimos meses alrededor del mundo también está presente en Panamá. “Las plataformas que utilizamos son excelentes para mantenernos conectados y para supervisar nuestro trabajo sin sentir una presión invasiva, como suele ocurrir en una oficina compartida”, comentó a este diario una consultora junior de comunicación que prefirió el anonimato, “muchas veces uno quiere resolver las cosas por un mensaje de texto, pero una llamada o ver el rostro de la otra persona de un video puede hacernos sentir cercanos aunque estemos lejos y ayuda a nuestro rendimiento”.

Pese a que ahora las plataformas se han vuelto parte del día a día de los trabajadores, algunos consideran que no podrá reemplazar la ida a la oficina en muchas ocasiones dada la “adaptabilidad” de las asignaciones y el contacto humano que se requiere para crear una pertenencia con la empresa y los equipos de un departamento.

“La vía semipresencial es una opción que llegó para quedarse, ayuda a las empresas y los emprendimientos porque permite una conexión ilimitada”, comentó la consultora de comunicaciones, “sin embargo, necesitaremos la presencia cara a cara pronto, los seres humanos necesitamos esa cercanía con nuestros pares, en un futuro veremos una mayor utilidad de las plataformas virtuales, pero la conexión humana no se puede dar por sentada, aún más cuando es clave para afianzar las relaciones verticales y horizontales entre colaboradores y empleadores que se han visto afectadas por el confinamiento en casa”, dijo.

“Al ser parte de una compañía de ventas y servicios necesitamos trabajar desde varias locaciones, y cada colaborador se encarga de departamentos distintos, por lo que ayuda tener plataformas en nuestro catálogo que contribuyan al dinamismo diario”, afirmó una agente de centro de ventas a La Estrella de Panamá, “ la participación de los colaboradores y los empleadores ayuda a tener a toda la compañía junta cuando en formato físico podría ser una logística problemática”.

Si bien el formato semipresencial no podría aplicarse a industrias como la construcción, médicos, expertos en tecnología y compras al por menor y mayor, para quienes se encargan de una interacción internacional el formato podría incluso mejorar la calidad de trabajo que permite un crecimiento exponencial de la empresa que lo utilice. “Para tratar con clientes siempre será mejor la conexión presencial, sin embargo, cuando se trata de asignaciones que se pueden controlar remotamente, una aplicación digital es lo mejor para una productividad eficaz, sin el estrés que muchas veces representa el transporte y un horario estricto”, expresó la fuente.

Plataformas como Zoom, Discord y Google Meet se han vuelto clave para la productividad diaria de los trabajadores.Pexels

Ambas fuentes expertas aseguraron que aunque estén trabajando en áreas distintas, la implementación de las plataformas ha logrado que el teletrabajo sea más llevadero, “sin afectar las relaciones interpersonales y familiares”, su productividad, alimentación y salud mental. “Lo que hace una plataforma efectiva dentro de un plan de teletrabajo son sus pequeños detalles, generalmente demostrados en la adaptabilidad de los dispositivos, la privacidad, la funcionalidad, las opciones de grabación de audio y video, entre otras”, indicaron, “algo que deben tener en cuenta los empleadores al momento de integrarlas al espacio de trabajo, así como conocer las capacidades de su equipo y si será posible que les funcione, en vez de ser una carga más”.

Por una parte, la utilización de aplicaciones como Zoom y Google Meets ha ayudado a diversificar la manera en la que se conectan los colaboradores, pero la otra parte consta en la capacitación intensiva de parte del empleador y la capacidad de aprendizaje del empleado. “En mi caso, utilizamos Discord, una plataforma que permite mensajería, llamadas, grupos, salas de conversación, compartir pantallas, y hacer más eficiente el manejo de consultas internas y la asignación de tareas”, comentó la agente de ventas, “así mismo, utilizamos la interfaz de Google para manejar todo por calendarios, Google Drive y Meet, lo que representa una manera rápida de tomar acción en cuanto a conflictos. El aporte de estas plataformas ha permitido el crecimiento de una comunicación horizontal y vertical interna que ha mejorado desde su implementación”.

Evitar los excesos

Los resultados pueden ser favorables con la utilización de las nuevas tecnologías, pero solo con el acercamiento correcto de parte de los encargados de cada organización. Aun así, se debe cuidar la productividad únicamente dentro de las horas laborales determinadas por el empleador y el empleado, para que no haya un traspaso de labores a un tiempo determinado como familiar o personal.

Según una encuesta realizada por el portal de empleo Bumeran, en seis países de la región: Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Panamá y México –con encuestados de todas las edades y ambos sexos–, se recogió que en Panamá el 75% se siente más productivo desde el teletrabajo. Esto se desprende de los resultados de la encuesta, que también señalaron que antes de la pandemia el 67,3% de los trabajadores en la región latinoamericana no podía trabajar de forma remota, lo que ha sido reducido por los esfuerzos de las compañías y gobiernos.